Damián Querol, director de análisis de Banco Pastor, reconoce que “es verdad que la preocupación por Portugal se frenó para que no se disparara el riesgo país de Europa, pero en la reunión de los jefes de Estado surgió un problema con la renuncia de Sócrates”.

 Ahora “la UE tendrá que esperar hasta las elecciones de junio de Portugal para que este país tenga un interlocutor oficial. Hasta entonces, va a estar muy castigado”.

Incluso el experto afirma que “la situación de los bonos portugueses no es sostenible a medio plazo y requiere de ayudas y después de las elecciones del 5 de junio hay pocas probabilidades de que Portugal no pida rescate”.

El índice de producción industrial de España se situó en 3,3% en enero, algo que indica que “las exportaciones están aumentando de forma importante en los últimos meses, lo que nos permite mejorar la balanza, aunque no haya un crecimiento del consumo interno tan importante. De hecho, es probable que con la subida de tipos y de las hipotecas el consumidor español consumo mucho menos”.

En cambio, el crecimiento es más boyante en “EE.UU., China, India, Alemania y los emergentes”. Por ello, dice que “la subida de tipos tiene sentido Alemania pero ninguno para los países de la periferia europea y el crecimiento”.

“Esperamos que el BCE suba los tipos mañana un 0,25%”, afirma Querol, “y habrá que estar atentos al discurso de Trichet posterior si se mantiene agresivo, pues motivos tiene, como el avance de los precios del petróleo por los conflictos en el norte de África”.

El experto afirma que “entrar en emergentes tiene sentido otra vez, pues creemos que el segundo semestre es momento de estar en emergentes, pues China tiene controlada la situación de la inflación. También habría que estar en EE.UU., mientras que los inversores deben guardar cautela con el resto de mercados”.


Declaraciones a Intereconomía Radio