El sector bancario “es una de las apuestas de esta año”. El tema de Santander ya venía telegrafiado y el hecho de que el BCE comience a supervisar es lo que podría estar detrás “de que se haya acelerado la recapitalización del banco”, explica José Ramón Iturriaga, gestor de Abante Asesores. 


Además, prosigue este experto, tenían que solucionar el tema del dividendo quizás no en la forma en cómo lo han hecho , que al minoritario le han metido el rejón, pero no creo que haya ningún otro banco que tenga esas necesidades de capital. “También el mercado lo ha absorbido en apenas una hora y media, lo que es una buena señal de cómo ha cambiado el apetito por el riesgo”.

Entre varias variables: terrorismo, Grecia, Draghi o Rusia ¿qué tema le preocupa más? El tema que más preocupa a corto plazo es Grecia “que es el que ha dado algo más de volatilidad últimamente. “Veremos lo que digan las elecciones pero no creo que vayamos a ver que esto se rompa sino todo lo contrario. Si gana Syriza sería una buena baza para los partidos oportunistas. Si ganara sería la mejor vacuna para los miedos populistas que hay en la Eurozona”.
La duda de Grecia es simplemente un proceso de reestructuración continua. Pero sabemos quiénes son los tenedores de su deuda, institucionales (gobiernos, principalmente) y a partir de ahí hay que entender lo que estamos rescatando. Por eso no se reestructura del todo.

También está Mario Draghi. “No tiene por qué esperar al resultado de Grecia si no que puede condicionar su decisión a que los países intervenidos continúen con sus programas. El viernes lanzaron un globo sonda de que el tamaño sería 500.000 millones de euros y no creo que Draghi esté por retrasarlo mucho más. Tiene mucho de paliativo pues el que compren bonos soberanos a estas alturas de la película no tiene mucho sentido pero como se ha comprometido, tiene que estar a la altura de las expectativas”, explica en Radio Intereconomia.

España ¿sigue siendo interesante? Sigue siendo interesante porque el cierto estigma se ha cerrado en muchos casos, bonos corporativos y gubernamentales, el distress y el gap de valoración que está cotizando la renta variable sólo se justifica porque la gente todavía no se ha remangado y está viendo los beneficios normalizados que no serán los de este año sino los del próximo año o el siguiente. Eso es más por el Euroescepticismo.

La perlita de 2015 vuelve a ser ciclo español y bancos y “hay que jugarlo a través de hoteles, aseguradoras y los bancos, después de un año de respiro, una vez que 2015 es la consolidación del euro – con Grecia incluido", confirma.