La divisa británica se descalabró durante la madrugada hasta más de un 6%. Se trata del mayor descenso desde la votación de referéndum de salida de Gran Bretaña de la Unión Europea situando el cruce hasta el nivel de 1,1841. La cotización previa estaba marcada sobre el 1,26.
 
Con la libra ya en caída libre en medio de preocupaciones debido a que el proceso del Brexit sea más duro de lo que en principio se preveía tocó el nivel más bajo desde marzo de 1985. Después del duro episodio, eso sí, la divisa británica volvió a remontar y retomó los niveles de entorno al 1,24.

El alcance y la velocidad de la caída se suma a otros episodios de volatilidad extrema que son cada vez más comunes en el mercado global de divisas y que pueden tener relación con sistemas de high frequency. Esto es, máquinas que abren y cierran posiciones automáticamente en base a determinados algoritmos. Sin ir más lejos, en enero el rand sudafricano se desplomó un 9% en quince minutos antes de recuperarse debido al mismo motivo, mientras que el dólar neozelandés efectuó su propio crash el pasado agosto.

“En una palabra, lo que ha sucedido es aterrador”, señaló Karl Schamotta, director de investigación y estrategia de Cambridge Global Payments. "La confianza de los mercados de divisas se ha visto gravemente sacudida una vez más, y cualquier trader que generara la montaña rusa de esta noche será sabrá responder a la cuestión de hacia dónde se mueve la liquidez ahora”, añadió.

"Parecería que captó el mercado en mala posición y provocó una gran cantidad de venta algorítmica" indicó Hugh Killen, estratega jefe de Westpac Banking. "No vimos ninguna demanda significativa de la libra esterlina a la baja (…) cuando el mercado se dio cuenta de la realidad, luego retornó a niveles más realistas”, agregó.

Tal y como apunta José Luis Cárpatos, analista independiente, en este momento se barajan dos hipótesis sobre lo que ha sucedido. La primera, la que ya se ha apuntado, mientras la segunda que lo que ha ocurrido se debe a “un error al pasar la orden una mano fuerte demasiado grande que ha hecho saltar los stops y la falta de liquidez a esas horas de la madrugada ha hecho el resto”.

Sin embargo, la opción que cuenta con más probabilidades es que una máquina de high frequency haya sido la que ha desatado el pánico al decidir vender al ver una noticia que aparecía en Financial Times justo a esas horas, sobre la dureza que va a haber en las negociaciones del Brexit, “que ha hecho saltar el algoritmo de venta de una maquinita y que ha hecho saltar todos los stops”.

Libra flash crash


En opinión de Cárpatos lo que ha pasado hoy, “es para la reflexión profunda”. En este sentido apuntó que si un país puede perder “el 10% del valor de su divisa en 3 minutos en los mercados actuales, algo falla en los mismos”. Y seguramente todos estamos dando a los mercados “un concepto del riesgo muy equivocado, porque este es mucho mayor en todo momento de lo que pensamos”.