Fabio Ricceli, gestor de Fidelity  Iberia Fund habla sobre las expectativas que tiene tras el resultado de las elecciones en España y qué posibilidades se abren en este momento.
 
Los comentarios sobre las elecciones y el impacto que puede haber en los mercados en las próximas fechas no se ha hecho esperar. En este sentido, Fidelity explica cuáles son las posibilidades que se abren en este momento y de qué forma lo viviría la renta variable según quiénes serán los encargados de formar gobierno.

“Con la necesidad de alcanzar 176 escaños para obtener la mayoría, ninguna coalición ‘lógica’ puede formarse fácilmente (…) PP-Ciudadanos, la coalición más ‘amigable’ con los mercados, es una posibilidad pero se quedaría muy corta, con solo 163 escaños”, destacan. “Una posible coalición PSOE-Podemos, menos ‘amistosa’ con los mercados, también se quedaría muy corta, con solo 159 escaños, lo cual nos deja con una coalición mayoritaria PP-PSOE, algo muy improbable”, añaden.

Pero para estos expertos esas no serían las únicas alternativas. “Existe otra posibilidad, una coalición entre los socialistas, Podemos y algunos otros partidos, la mayoría regionales e independentistas (…) Aunque tampoco es muy probable, esta última coalición sería posiblemente la peor salida en términos de impacto en los mercados de renta variable pues algunas de las reformas llevadas a cabo en los últimos años podrían revertirse”, apuntan.

Peor según Fidelity, como ya apuntan muchos analistas, también habría la posibilidad de que se puedan realizan nuevas elecciones en los próximos meses. “Esto son claramente malas noticias para la renta variable española a corto plazo, pues la incertidumbre elevará el riesgo de las acciones y los inversores podrían decidir permanecer al margen hasta que se logre un gobierno estable”, apuntan.

Así pues, Fabio Riccelli, gestor del FF Iberia Fund, comenta en esta línea que nos encontramos ante un marco complejo. “Sin una coalición clara en el Parlamento, la incertidumbre es alta y podemos esperar largas negociaciones entre los diferentes partidos”, analiza.

“Esto es negativo para el mercado español pues los inversores podrían decidir permanecer al margen hasta que se clarifique la situación, y no se avanzará en el frente de las reformas hasta que se forme gobierno”, concreta sobre esa posibilidad.

“Con altas probabilidades de que se tengan que celebrar nuevas elecciones a comienzos de 2016, esperamos que la prima de riesgo de las acciones españolas aumente”, expone.

Por tanto, ¿cuáles serían los sectores a evitar en España tras conocerse el resultado electoral? Según Riccelli el fondo “permanece muy infraponderado en utilities y finanzas, dos de los sectores que podrían sufrir un mayor impacto derivado de estos resultados si una coalición de izquierdas revirtiera algunas de las reformas”.

Con una beta baja (0,7 a cierre de noviembre de 2015) y algunas de las principales posiciones siendo compañías españolas “pero que operan a nivel global como Amadeus, Inditex o Grifols, pienso que el fondo se encuentra bien posicionado para superar lo que claramente será un mercado volátil en los próximos meses”.