Grecia  “es un riesgo de cola. Si en algún momento hay un problema grave, el que más sufrirá será el sector financiero europeo”. Especialmente el francés. Por lo que la solución pasa porque Grecia tome medidas más duras que las que ha tomado hasta ahora.

El mercado despierta con una nueva noticia, la rebaja del rating de la economía italiana por parte S&P. Una información que llega después de que la semana pasada se cumplieran los 90 días que había pedido Moody´s para revisar la calificación crediticia de Italia y “sin que nadie lo esperara ayer, al cierre del mercado americano y después de la presentación de Obama, S&P presenta esta noticia que en este momento es lo más relevante en Europa”, reconoce Damián Querol, director de análisis de Banco Gallego.

Acerca de la situación de Grecia, Querol reconoce “es un riesgo de cola. Si en algún momento hay un problema grave, el que más sufrirá será el sector financiero europeo”. Ya adelantó la gerente del FMI, Christine Lagarde que la solución pasaba por capitalizar la banca europea porque “si hay una bajada de los bonos griegos, la situación será bastante grave”. Querol reconoce que si hubiera una quita del 60% y lo tienen que poner en valor “el problema sería muy importante”. Este experto reconoce que se deben intentar implantar medidas más duras en Grecia para que se pueda llegar a un cierto acuerdo y frenar esta situación.

Respecto a la evolución de las deudas de los diferentes países, Querol resalta la dicotomía que existe entre las distintas economías europeas. Por una parte, la periferia “que se financia a través del BCE. Y por otra, Alemania que financia a diez años al 1.80%, mínimos históricos y por debajo de la inflación”. En este sentido, es importante que quien financie “ponga un ministro de finanzas europeo para que en el futuro puedan llegar los Eurobonos”.