“España está en una situación crítica porque el gobierno dice que no puede hacer nada más, Merkel no quiere eurobonos y el BCE dice que no va a actuar. Con todo ello, parece que se está forzando a que algo se rompa o se mueva ficha”.

En nuestro país, “el gobierno acertó al emitir hasta abril el 50% de las necesidades de financiación de España, pero aún nos queda un importante monto. También las empresas españolas tienen que salir a emitir deuda a los mercados, los cuales, tienen cerrados, por lo que tendrán que pagar más y, probablemente, no les compense”.

Así pues, “estamos viendo que las compañías, especialmente las grandes, ante la imposibilidad de obtener financiación en el mercado, no les queda otra salida que vender activos y, precisamente, no es el mejor momento para venderlos ahora porque están infravalorados”.

“Es un auténtico disparate que las primas de riesgo y los niveles de rentabilidad de la deuda marquen estos niveles. Parece que las medidas anunciadas no son suficientes. El mercado no se cree las reducciones de déficit en función del aumento de ingresos futuros y quiere medidas que tengan efectos ya, pero el gobierno ha dicho que no puede hacer nada más. No obstante, creo que se está yendo por el buen camino”.

Por todo ello, “o el gobierno español anuncia nuevas medidas, o el BCE actúa y da la cara por nosotros o Alemania accede”.


Declaraciones a Radio Intereconomía