Las firmas de inversión de todo el mundo  se afanan por encontrar fórmulas para mejorar la rentabilidad de sus carteras y, por lo que parece, una fórmula efectiva habría estado mucho más cerca de lo que se pensaba; optar por las compañías que cuidan su forma de gestionar, por la gobernanza.
 

El mundo de las finanzas lleva décadas descubriendo lo bueno que puede reportar a los ahorradores y a la sociedad la inversión en compañías que son escrupulosas con lo que en los anglosajones llaman ESG (Environment, Social and Governance). Esto hace referencia al cuidado del medioambiente, la sociedad y el gobierno corporativo –o gobernanza- de las empresa.

La aseguradora Mapfre junto a dos prestigiosos investigadores de las Universidades de Siena y la Cranfield School of Management han llegado a la conclusión de que de estos tres elementos el que más influye en la rentabilidad de las inversiones es la gobernanza.

En una reciente presentación en Madrid, la catedrática Constanza Consoladi, de la Universidad de Sienna ha afirmado que “las compañías con altas puntuaciones en los rankings de buen gobierno corporativo tienden a mostrar mayores rentabilidades sobre sus activos, beneficio neto y el crecimiento de márgenes y facturación que aquellas que aparecen con una calificación peor”.

Como apunta el Sunil Poshakwale, profesor de la Cranfield School of Management, “si no hay transparencia no hay crédito y si no hay crédito no hay inversión”. 

Las investigaciones de Consoladi  demuestran que unas buenas iniciativas responsables con el medioambiente, la gobernanza y la sociedad suelen beneficiar la transparencia contable, rebaja los costes de capital de las empresas  -su financiación-, aumenta el compromiso de los principales accionistas, mejora la reputación y fomenta la innovación. Sin duda ninguna todos estos factores redundan casi siempre en un mejor comportamiento en bolsa.

Precisamente a eso se ha dedicado el profesor Poshakwale a analizar el comportamiento de las compañías no financieras europeas en bolsa dependiendo de su compromiso con la buena gobernanza. En su estudio que se ha centrado en 357 empresas con una capitalización bursátil de más de 5.000 millones de euros de 15 países europeos, la conclusión ha sido clara, esta diferencia existe. En concreto, el experto ha podido demostrar que “las empresas con buena gobernanza y alta calidad de gestión tienen un comportamiento  más positivo que las que no las tienen”.

empresas estudio


Precisamente en este último punto, el de calidad de gestión, ha incidido José Luis Jiménez, director general corporativo de Inversión de Mapfre. En su opinión “Es igualmente importante hacer una selección cualitativa de las mismas, no basta con cumplir determinados requisitos”.
 
la gobernanza aporta valor


En este sentido, José Antonio Méndez Roth, uno de los co-gestores del nuevo fondo de gobernanza de Mapfre, el “Good Governance Fund”, lo tiene claro. Como ejemplo  habla de la exitosa cadena de videoclusb BlockBuster, que durante años marcó una época. Y dice “ la empresa tenía muy buen gobierno corporativo, pero tenía un problema estructural: internet y Netflix. Por eso quebró en 2010”.

En su opinión, un ETF que hubiera seguido compañías que sigan al buen gobierno corporativo  habría perdido mucho dinero. Por eso, señala, “lo más importante es que la compañía tenga un buen modelo de negocio”.

Mapfre acaba de poner en marcha este “Good Governance Fund”, con el que intentan reflejar sus filosofía de inversión value y activa a la que incorporan la gobernanza.


QUIZÁ LE INTERESE LEER:
“Reparto de rentas: fondos de inversión con ingresos periódicos”
¿De verdad se siente seguro con su fondo de renta fija?