El escándalo de las tarjetas “black” de Caja Madrid ha llegado a Jazztel de la mano de una de sus consejeras, Elena Gil García, que hoy mismo ha presentado su dimisión.

Elena Gil era consejera independiente de Jazztel desde 2009. Antes había ocupado puestos directivos en Caja Madrid desde 1981.

En concreto, Elena Gil ha enviado una carta a la compañía en la que asegura que su dimisión se produce “por motivos personales”. La consejera era miembro del comité de nombramientos y retribuciones de Jazztel.

El consejo de administración ha aceptado esta dimisión. En una nota a la CNMV la empresa afirma que “el Consejo agradece a Dª Elena Gil García la labor desempeñada durante la duración de su cargo”.

Según se acaba de conocer, la ex consejera de Jazztel gastó 71.654 euros entre 2003 y 2004, periodo en el que era máxima responsable de la Corporación Caja Madrid. 

Su último cargo en la entidad financiera fue de directora del Área de Educación y Medio Ambiente de la Obra Social, que ocupó entre septiembre de 2009 y abril de 2013.

Además, el consejo ha afirmado que la vacante de la consejera no será cubierta aunque en el Comité de Nombramientos y Retribuciones la posición será ocupada por Mireia Pérez Sales.

Según Europa Press, Gil es doctora en Economía por la Universidad Complutense, EMBA por la MBS (Universidad de Houston) y licenciada en empresariales por CUNEF. Asimsimos, es presidenta de IWF- España (International Woman Forum), miembro de la Comisión Directiva de la AED (Asociación Española de Directivos) y socia del ICA.
Se trata del segundo miembro del consejo de administración de una empresa del Ibex en dimitir por el escándalo de las tarjetas B de Caja Madrid, tras la de Juan Iranzo de Red Eléctrica