Las dos entidades bancarias en el último año de cotización han tenido un desarrollo bastante negativo en los mercados. Sin embargo, una de ellas se ha hecho vencedora por muy poco demostrando algo más de consistencia.
 
El sector financiero se ha visto arrastrado por una ola de dudas durante los últimos tiempos. La dificultad de generar negocio con los tipos de interés en niveles mínimos, la situación crítica de la banca italiana con problemas de capitalización, o el cada vez mayor paralelismo entre Deutsche Bank en Alemania y Lehman Brothers, hacen que pese cada vez más sobre sus hombros una situación cada vez más complicada.

En el espectro español, debido también al gran peso que tienen los bancos en el Ibex 35, se ha traducido con fuertes caídas en todos los bancos que cotizan dentro del índice. La mayoría arrastra caídas en el último año que superan con holgura el 20% y las dudas, que persisten sobre la industria financiera, provocan que el futuro no sea especialmente esclarecedor.

En estas, si nos fijamos en la evolución de los dos titanes del sector bancario español, Santander y BBVA, lo que observamos es un enorme paralelismo aunque con matices en cada uno de ellos. El primero de ellos acumula un retroceso de más del 22% en el último año, mientras que el segundo pierde más de un 30% desde hace doce meses.

BBVA y Santander


Observando la evolución técnica, en un último análisis de José Antonio González, analista de Estrategias de Inversión, visualizamos que Banco Santander se consolida “en torno a sus medias móviles de 200 y 40 sesiones luchando por mantener vigente la estructura de máximos / mínimos de medio plazo que parte desde los mínimos anuales de los 3,104”.



Banco Santander cotización


De esta manera, a corto plazo, el impulso a la baja “desde los 4,279” se mantiene a la espera de debilitar dicha estructura “con el respaldo de un repunte por parte de la volatilidad (ver Rango de variación medio diario) y un oscilador MACD a la baja a un paso de entrar en terreno negativo”. En este entorno, vigilamos “la perforación de los 3,753 que podría incorporar más momento negativo hasta un primer objetivo comprendido en torno a los 3,597 / 3,454”.

En relación a BBVA, mantiene vivo “el impulso bajista que parte desde los 5,842 que le ha empujado a consolidar por debajo de su media móvil de 40 sesiones”. El repunte en el rango de variación medio diario (volatilidad) y “las señales de venta por parte del oscilador MACD permiten poner bajo amenaza el soporte de los 5,039 recientemente testado y cuya perforación supondría asistir a la perforación de un mínimos significativo creciente que debilitaría la estructura alcista de medio plazo iniciada desde los mínimos anuales de los 4,428”.



BBVA gráfico técnico