Wall Street termina la sesión en positivo después de vivir una sesión volátil y “a medio gas”. Ante la festividad que se celebra el lunes, hoy el mercado americano cerró antes. Para José Ramón Sánchez Galán analista financiero, “esta sesión hay que valorarla desde un punto de vista diverso, primero porque es viernes, segundo porque se van antes y reorganizan las carteras y tercero porque el lunes es el día de los caídos, de los militares y hasta el martes no se vuelve a niveles normales de negociación”.
“La volatilidad de hoy sigue parámetros de noticias contradictorias –explica el analista- por una parte la posible rebaja de la calidad crediticia del país por debajo la máxima calificación que ostenta ahora, la triple A” lo que supone que “ha habido muchas ayudas a los sectores más importantes de la economía, el automovilístico, el financiero y es un déficit que hay que cubrir a través de deuda”. Esto “puede implicar un incremento de los tipos de interés porque hay que financiarse más caro que antes, habida cuenta del empobrecimiento de la calidad de los activos de deuda”.

Por otra parte el experto recuerda que “ha habido presentación de resultados de compañías minoristas que han sido mejor de lo esperado” y “tal vez este dato compensa en parte la posibilidad de entrar en valores sobrevendidos”. La pregunta que hay que plantearse ahora es “si va a continuar el rally alcista que se inició casi en marzo” y “dados los niveles actuales las expectativas no son todavía favorables” porque para ello “el Dow Jones debería estar –en las próximas dos o tres semanas- por encima de los 8.500 puntos con holgura, el S&P 500 superar claramente los 900 puntos” y “el tecnológico Nasdaq, el más seguido de los índices tecnológicos, estar por encima de los 1.750 puntos”. 

Ahora mismo “vemos como aparentemente podría hablarse de una figura de “V” de vuelta” que sin embargo “no cumple con los parámetros temporales ni de volumen que la ortodoxia charlista dice”. Así las cosas el analista se muestra “escéptico” y habrá que permanecer atentos la próxima semana al “dato de PIB que continúa marcando la senda débil del crecimiento” y mantener también la mirada ese mismo día en “los precios agrícolas que pueden ser un aviso –aún sin ser un dato muy destacado- de que la economía sigue en niveles bajos de precios” lo que “puede reflejarse en la economía real”.

El experto fija su mirada en el ámbito farmacéutico que “se caracteriza por dos elementos, primero no es cíclico y no se rige por la evolución de la economía”. Normalmente “las compañías del sector están ligadas directamente a un medicamento o dos que siguen unas normas muy fuertes para ser comercializados” y “cuando salen aprobados tienen un gran éxito que se refleja en la cotización de sus títulos”. Es un sector a tener en cuenta “más para mantener que para entrar”, “Pfizer habría que mantenerla si supera los 15 dólares, Merck por encima de los 26 dólares, Schering Ploug daría una señal de entrada por encima de los 24 dólares, Mylan Lab. está ampliando su producción y se está metiendo en distribución de medicamentos y sería una opción de entrada por encima de los 13 dólares”. 

Así mismo “Abbot Lab sería un título a mantener por encima de los 44 dólares y Hospira –que sufre un retraso en la aprobación de uno de sus medicamentos- no entraría si no supera los 34 dólares”. Ojo con Questcor Pharma, “vigilaría los 4 dólares porque debería dar más dinero ya que está con un medicamento en marcha para tiroides y cáncer”. Así las cosas el analista resume que el farmacéutico es “un sector para mantener que sigue cumpliendo con los parámetros de refugio”.