Ahora lo lógico es ver un recorte en la bolsa que favorece al dólar que sube al actuar como refugio y lo extraño es que los bonos no se comporten también como tal. La presente sesión, dominada por la tensión, es de trámite ante la expectativa generada por la agitada situación geopolítica.
Estamos ante una corrección espontánea que debería situarse entre el medio y el punto porcentual, condicionada por las pruebas de misiles en Corea del Norte. Si nadie actúa, la situación puede empeorar, pero si se hace algo puede ser peor. La interrelación bolsa- política está muy clara en este caso, y lo que se haga ahora puede constituirse como precedente para la actitud que se vaya a adoptar respecto a Irán.