El gobierno de Venezuela toma medidas. La devaluación de la divisa del país presidido pro Hugo Chávez, el bolívar, se reduce en un 50%. ¿Qué consecuencias puede tener en las compañías españolas que tienen parte de su negocio diversificado en Venezuela? Miguel Ángel Bernal, profesor de la Fundación de Estudios Financieros, reconoce que la principal consecuencia reside en la reducción del beneficio de las empresas en un 50%. No obstante, nuestras compañías ya se veían afectadas ya que Chávez no permitía que se pudieran repatriar los dividendos de las empresas filiales hacía acá.
Si hay una compañía afectada por excelencia es Telefónica. “Los flujos que genere se van a ver depreciar en un 50%”, explica Miguel Ángel Bernal, profesor de la Fundación de Estudios Financieros. Pero Telefónica ya tenía problemas, su negocio cifrado en Venezuela se sitúa entre el 8 y el 10% de sus beneficios. Partiendo de esta base –continúa Bernal- la operadora presidida por César Alierta ha visto cómo la idea de traer a Europa los 1.400 millones de dólares obtenidos e incorporarlos a la compañía y destinarnos a repartir dividendo se han reducido a 700 millones de dólares.

Pero si hay alguna compañía que puede capear algo el “temporal venezolano” es Iberdrola. A esta empresa, afirma Bernal, “le ocurre lo mismo que a Repsol YPF pues en ambos casos, sus ingresos son en dólares y en el caso concreto de Iberdrola había cerrado previamente sus contratos en la divisa norteamericana, por lo que podemos esperar que no se vea tan afectada como Telefónica que sí cobra en la moneda local, el bolívar”. No obstante, no hay que olvidar que se cobre en dólares o en bolívares, estas compañías operan en país “no estable” debido a los problemas políticos que tiene.

¿Esta medida en el mercado de las divisas nublará las inversiones en Latinoamérica? Bernal reconoce que “nuestras compañías están muy diversificadas, especialmente en latinoamericana, pero dentro de esta región existen dos grande grupos. Por un lado, loas más estables con Brasil a la cabeza, seguido de Chile, Perú ó Uruguay. En un segundo grupo se situarían los países más inestables como Venezuela, Ecuador, Bolivia o Colombia y Argentina. En tierra de nadie se quedaría México, región que cuenta con buenas perspectivas de crecimiento económico pero que sufre el lastre de la violencia, el terrorismo y el narcotráfico.

En lo que respecta a si es posible que se vea una nueva devaluación de una divisa latinoamericana, este experto cree que sí se puede producir, “sobre todo en las regiones más cercanas y con más relación con el gobierno de Venezuela como son Ecuador o Bolivia”. “Algo que no se producirá en Colombia donde las relaciones con el gobierno de Hugo Chávez son muy distantes”, apunta.

Pese a esta nueva medida que azota los intereses de las compañías españolas, Bernal no cree que tenga una repercusión en la economía española ya que el flujo de las divisas nunca se ha producido ya que así lo ha establecido Hugo Chávez. Tan sólo BBVA, dentro del mercado financiero podría estar entre las afectadas.