Durante las últimas semanas se ha observado una notable mejora del Ibex35, atacando los máximos anuales de forma decidida, y marcando nuevos máximos a la espera de que llegue el grueso de inversores una vez finalizado el verano. Es importante remarcar que, habitualmente, el verano es una época compleja para sacar conclusiones, puesto que el conjunto de inversores institucionales suele estar de vacaciones durante el mes de agosto. Sin embargo, no siempre es así.

El año es de mucha volatilidad. Los operadores seguimos en el mercado puesto que, cuando se trata de dinero, todo es secundario en nuestra profesión. “Somos traders y el capital es nuestra materia prima. De todos modos, como operadora, siempre trato de valorar más los riesgos que las oportunidades, ya que mi trabajo consiste más en proteger y gestionar el capital que en cualquier otra cosa. Me gusta recordar que nosotros gestionamos la pérdida y el mercado se encarga de darnos las ganancias”, confirma Gisela Turazzini, cofundadora de Blackbird.

El sector financiero junto con el inmobiliario y el constructor han sido los sectores más castigados por el mercado, al ser los causantes de la actual crisis. Uno de los indicadores clave para saber si realmente la crisis ha terminado consiste en controlar el comportamiento bursátil del conjunto de entidades financieras.

Para ello me sirvo del análisis técnico y, en este caso, utilizo la media móvil ponderada de 30 semanas y un indicador de nuevos máximos anuales, para determinar un cambio de tendencia moderado o radical del sector.


Pasando a analizar el sector financiero a través de los gráficos, vemos que Sabadell está inmerso en un cambio de tendencia moderado, puesto que cotiza por encima de la media móvil ponderada de 30 semanas. Pero todavía no ha logrado hacer máximos anuales, que se ven reflejados en el gráfico en la línea azul.

Del mismo modo, al observar el gráfico de Banco Popular, vemos que cotiza en un cambio de tendencia moderado. Por su parte, Bankia sigue cotizando en tendencia muy bajista. En el caso de Bankinter, empezamos a ver el primer banco español en un cambio de tendencia radical, al cotizar por encima de la media móvil de 30 semanas y haciendo máximos de 52 semanas. Un comportamiento similar hemos visto en BBVA, a un paso de marcar los máximos de 52 semanas, al igual que Caixabank. Finalmente, Banco Santander, dada la peor fuerza relativa respecto a BBVA, sigue cotizando con un cambio de tendencia moderado, por encima de la media móvil de 30 semanas. Pero todavía sigue alejado de los máximos de 52 semanas, que se superarían por encima de los 6,20 euros, aproximadamente. De todos modos, el banco santanderino ya logró a comienzos del presente año superar la barrera de cambio de tendencia radical.

Estos indicadores son muy importantes, “puesto que tengo muy claro que la recuperación económica española pasa por la recuperación del sistema financiero. No podemos olvidar que el mercado es un indicador adelantado de la economía. Por lo tanto, podríamos decir que el sistema financiero español se está recuperando de forma gradual, pero todavía no está en un cambio de tendencia radical. Todavía hay que ser prudente, a pesar de la evidente mejora”.

Si nos centramos en el Banco Popular, podemos apreciar una clara mejora en la fuerza relativa y en el momento. Como vemos, tras superar la media móvil de 30 semanas y la resistencia aproximada de 3,30 euros, nos dio una señal de entrada en nuestro sistema de trading direccional. Pero la debilidad sectorial me ha mantenido al margen, puesto que trato de gestionar siempre los riesgos y, a pesar de su innegable aspecto técnico, prefiero una confirmación sectorial para empezar a tomar decisiones.

La ampliación de capital del Banco Popular, ha tenido un efecto dilutivo muy importante. No podemos olvidar esa variable. Si ajustamos sus ganancias máximas en 2007 a un promedio histórico de valoración bancaria, el precio máximo de Popular ese año era cercano a los 70 euros, lo que equivaldría a 11,25 euros por acción actuales. Si hacemos una valoración ajustada a las magnitudes financieras de hoy, podríamos valorar el banco en función del equity. Tras la ampliación de capital, el Banco Popular tiene un equity de 9.104 millones de euros, lo que supone 5,40 euros por acción.

Las entidades financieras europeas se valoran en 0,60 veces el equity y las españolas en 0,50. Por lo tanto, en base a este indicador, podríamos valorar el Banco Popular en un rango dinámico entre los 2,70 y los 3,25 euros por acción, versus los 3,99 euros por acción de cotización actual. Por lo tanto, si bien es cierto que podemos observar en este momento una mejora, podríamos comprar Banco Popular, en un posible apoyo sobre los 3,30 euros en forma de pullback.

Prefiero buscar valor en compañías que, como por ejemplo Bankinter, no han diluido su capital y nos ofrecen una mejora potencial en cuanto a su valor y un mejor timing en cuanto a su momento.