La compañía sube más de un 25% en lo que va de año, siendo uno de los mejores del Ibex 35 en este 2019. Juan José Gaitán, de relación con inversores de Cellnex, explica que el valor tiene que seguir siendo una oportunidad de inversión muy interesante, porque hay factores como la posibilidad de consolidar el sector de torres en Europa o el 5G que “claramente no están recogidos” en el precio.

 – Acaban de cerrar su ampliación de capital por 1.200 millones con el objetivo de ampliar su cartera de infraestructuras. ¿Cómo valoran esta ampliación?

Muy positivamente. La verdad es que tenemos que reconocer que sorprendidos con la reacción del mercado. Nosotros es una opción que ya estábamos barajando desde hace tiempo, internamente, a nivel de compañía y de Consejo. Cellnex es un operador europeo de infraestructura de telecomunicaciones con una vocación muy clara de seguir capturando oportunidades de crecimiento, sobre todo inorgánico, de adquisición de infraestructuras de telecomunicaciones que hoy sobre todo están en el balance de los operadores. Ya estamos en seis países y claramente tenemos una muy alta visibilidad de oportunidades que podemos capturar en los próximos trimestres. Entendíamos que nuestra ejecución de operaciones la habíamos basado utilizando deuda, que estábamos ya a niveles que nos daban cierta flexibilidad dado el número de operaciones que pensamos podemos ejecutar en el corto plazo, necesitábamos mejorar o flexibilizar nuestra estructura de capital para seguir pudiendo capturar estas oportunidades.

Con lo cual, decidimos finalmente lanzar la ampliación de capital. La dimensionamos de forma que los 1.200 millones de equity nos permitieran acometer transacciones por valor de 4.000 millones de enterprise value que si te fijas es un tamaño parecido al nivel de ejecución de M&M que hemos hecho desde la salida a bolsa. Salimos a cotizar en mayo de 2015 y hemos hecho aproximadamente unas 20 operaciones, con una inversión o un compromiso de invertir 4.000 millones. Entendemos que esta ampliación de capital nos da la capacidad de ejecución de 4.000 millones más. Hemos estado en un road show institucional durante dos semanas. Hemos visitado nuestra base accionarial tanto en Europa como en EEUU y la recepción ha sido fantástica. Lo que entendemos es que se ha reflejado este apoyo y esta demanda en la sobre suscripción de  16 veces sobre el importe de la operación. Con lo cual, como compañía muy contentos con el resultado.

- En 2018, los resultados de Cellnex mejoraron las previsiones que manejaban con un incremento de los ingresos del 14% y del ebitda del 18%, sin embargo el ERE en sus filiales dejó pérdidas de 15 millones...

Además de la estrategia de crecimiento inorgánico estamos bastante obsesionados con la creación de valor vía crecimiento orgánico y gestión eficiente de nuestros costes. Al final lo que identificamos fue una oportunidad de adaptar nuestra estructura de personal en España a los nuevos retos tecnológicos. De acuerdo, también con los empleados, con la compañía y la filial, acordamos esta adaptación de nuestra estructura organizativa en España. Al final, esta pérdida no deja de ser el impacto contable de una cuantificación de  este esfuerzo, para compensar la salida de este personal. Es un efecto contable. La salida de caja se verá en los próximos años. Es únicamente un impacto muy vinculado a este proceso. Con lo cual, no debería verse a partir de los próximos años.

- En los últimos días se ha publicado que valoran la compra de la francesa TDF por unos 3.000 millones. ¿Qué hay de cierto en esta información?

Me temo que a día de hoy la información que tenemos es que no hay un proceso oficial, con lo cual no lo podemos valorar porque entendemos que no ha habido desde el punto de vista de proceso formal, y de los potenciales candidatos a hacerles llegar la información necesaria para valorar la oportunidad, no estamos ahí. Lo que sí que podemos confirmar es que Francia es un país, en el que ya estamos, en el que nos encantan las dinámicas de mercados. Valoraremos cualquier oportunidad que se presente para seguir creciendo porque es una prioridad estratégica encontrar oportunidades de crecimiento en Francia. Pero ahora mismo TDF, como target oficial, todavía no lo es.

- El sector afronta retos importantes como el 5G en el medio plazo, ¿qué objetivos tienen para lo que resta del año? ¿Y cuáles creen que son las principales incertidumbres para un negocio como el de Cellnex?

Diría que al final, los vectores estratégicos para el corto plazo son los mismos que en el pasado. Foco en crecimiento orgánico, foco en una gestión eficiente de nuestra base de costes y en paralelo seguir persiguiendo oportunidades de crecimientos que tengan valor para la compañía, desde el punto de vista de largo plazo. Y, por supuesto, para nuestros inversores. Desde ese punto de vista nada cambia. Donde sí vamos a encontrar más retos, será en la capacidad de ejecución, porque la parte operativa en el día a día estamos muy cómodos con los fundamentales del negocio. Lo que estamos intentando en Europa es cambiar la cultura de los operadores, que se sientan cada vez más cómodos externalizando infraestructuras de telecomunicaciones. Estamos muy contentos con lo que hemos conseguido pero queda mucho por hacer. Concentraría los restos en nuestra capacidad para seguir ejecutando de manera que tenga sentido.

El 5G no lo vemos tanto como un elemento a tener en cuenta en el corto plazo, en el 2019. En el 2019 nuestras perspectivas de crecimiento orgánico están basadas en un mundo 4G. La tecnología que podemos ya disfrutar en nuestros móviles. Es verdad que a medidas que veamos más resultados de subastas de espectro, a medida que los operadores tengan que afrontar nuevos retos en cuanto a desplegar nuevas infraestructura de red, seguramente podamos jugar un papel muy relevante, en cuanto a seguir adquiriendo activos que no sean estratégicos para los operadores, pero es que además convertirnos en un socio industrial de largo plazo y toda aquella infraestructura que en el futuro se pueda compartir, Cellnex la puede proveer. Pero sí es verdad todavía es un proceso y una oportunidad que a día de hoy es muy difícil de cuantificar.

- Tienen un ratio deuda/ebitda de 4,9 veces, con una deuda neta a cierre de 2018 de 3.166 millones después de incrementarse cerca de un 19% el pasado año. ¿Se sienten cómodos con su estructura financiera?

Sí, muy cómodos. Nosotros tenemos un coste de deuda muy competitivo, que está alrededor del 2%. Tenemos unos vencimientos de muy largo plazo, alrededor de 6 años. No tenemos ninguna refinanciación importante en el corto plazo. Tenemos a nuestra disposición un amplio abanico de instrumentos de financiación, con lo cual también podemos diversificar nuestras fuentes de financiación. Cabe recordar también que firmamos contratos de muy largo plazo con nuestros clientes y estamos en el inicio de esos contratos, con lo cual tenemos una alta visibilidad de los flujos de caja a futuro. Y también por último recordar que gracias a la ampliación de capital bajamos drásticamente nuestra deuda. Uno de los elementos a tener en cuenta en el proceso de ampliación de capital es que volvíamos a unos niveles de deuda similares a los de nuestra salida a bolsa, para ganar flexibilidad y seguir acometiendo nuestra estrategia de crecimiento.

- Las acciones de Cellnex Telecom cotizan en máximos históricos este mes de marzo hasta los 25,13 euros tras cerrar la ampliación de capital. ¿Dónde ven el precio objetivo de la compañía?

Nos cuesta ver un techo. Puede haber una referencia pública que son las recomendaciones de los analistas, que nos dan un potencial significativo, pero desde el punto de vista de compañía hay tantísimos elementos, vectores de valor, que no están metidos en nuestro precio, que tenemos que seguir siendo todavía una oportunidad de inversión muy interesante. Hay dos elementos, dos fuentes de opcionalidad muy importante que es la posibilidad de consolidar el sector de torres en Europa. Y estamos muy bien posicionados para ser el principal agente. Y luego como comentábamos antes, desde el punto de  vista de 5G, toda la opcionalidad en cuanto nuevos servicios que podamos ofrecer a operadores tampoco está factorizada. Positivamente expuestos a dos tendencias interesantes a futuro que claramente no están recogidas en el valor.