España no ha solicitado el rescate, la bolsa cayendo y la prima de riesgo subiendo. Javier Flores, responsable del servicio de estudios y análisis de Asinver, reconoce que “hemos llegado al Eurogrupo con la aparente ilusión de que igual no es necesario pedir el rescate pero lamentablemente tendrá que solicitarse

¿Por qué irremediablemente España tiene que acudir a un rescate? "además de porque los PGE que se han presentado parten de dos premisas que se van a incumplir: el escenario macro contemplado se incumplirá y porque se cuenta con una reducción en la aportación al déficit de las comunidades autónomas, como eso no se cumplirá España seguirá sin financiarse por sí misma. Hemos perdido un mes y estamos en el mismo punto e incluso peor. Cuanto antes se solicite mejor. Como estamos con el calendario electoral solapado, será después de las elecciones cuando se pida”. ¿Condiciones? “Cumplimiento del déficit será la única condicionalidad. De no cumplirse esto, que es lo que creemos que pasará, se abrirá la puerta a nuevas condiciones. Seguramente lo que se está negociando sea eso”.

Las gestoras internacionales comienzan a tomar posiciones en bancos españoles. Flores reconoce que “recientemente vemos cierta afluencia de dinero hacia aseguradoras y entidades bancarias. Hay algunos bancos, los que quedaron mejor parados de los test de estrés, que en un primer momento reaccionaron bien por lo que veremos repuntes de corto plazo pero a medio -largo plazo no hay que posicionarse en el sector”.

Dentro del mercado español, “Abengoa ha tenido movimientos muy fuertes. Hemos visto una volatilidad exagerada que ha confundido mucho al inversor. Es muy positivo que el valor vaya a cotizar fuera porque le dará más liquidez. Todas las ampliaciones son dilutivas para el accionista y no son positivas, por lo que esperaremos a que se digiera la ampliación y después veremos porque además está en un sector pendiente de regulación, riesgo soberano además y si nos rebajan a bono basura habrá que ver cómo reaccionan compañías como ésta".

En Wall Street los índices cotizan en máximos desde 2007 “y nos ha sorprendido mucho aquello de vender en mayo porque ¿cuándo compro? No lo esperábamos hasta después de las elecciones americanas. En estos niveles, rotas las resistencias, cabe pensar que todavía queda recorrido. Si seguimos ajustando los stops, podemos pensar en que todavía puede quedar recorrido pues el mercado laboral se va activando y la economía vuelve a esquivar la recesión”. No obstante, “de estar en renta variable, habría que estar en Estados Unidos”, considera Flores.

En cuanto a la etapa de publicación de resultados empresariales “esperamos que haya revisiones a la baja pues para las compañías es difícil tener un volumen de negocio sin que ello no dañe los márgenes. Buenas cifras de negocio pero con unos beneficios bajo presión. La temporada será tibia en este sentido”.

En el plano de recomendaciones, “prudencia y diversificación. Vemos oportunidades en deuda corporativa high yield, pues hay mucho riesgo en deuda soberana, de hecho, es arriesgadísimo comprar ‘bund’ alemán ahora mismo. En bolsa, preferimos Wall Street antes que otro mercado”.