Simón Pérez, director de Inversiones de Panoramia, habla de la industria de fondos actual apostando por huir de los garantizados y buscando oportunidades en bonos de fuera de España. 

¿Es cierto que está por venir la tercera recesión?
“Desde el año 2012 vemos señales para una recuperación, pero en la economía los caminos no son rectos. La mayoría de Europa camina hacia cierta recuperación, aunque otros están a las puertas de la recesión. Las bolsas han estado dos años subiendo y aunque los precios y el empleo esté costando un poco, así como el consumo, crédito o morosidad, creemos que el tono global es positivo”.

¿Qué países son esos?
“Alemania y Francia, también Italia. España pasa por ser el mejor alumno de la clase”.

“En octubre toca una corrección. Históricamente viene siendo así. Hay tensiones en Ucrania, por el tema del ébola… ahora lo que falta es que los beneficios de las empresas salgan positivos pues pueden dar una nueva bocanada al mercado.
Confiamos en que la mayoría de los índices puedan cerrar el año en positivo, incluso en Alemania. Si se perforan, sin embargo, niveles importantes en los índices podríamos ver una corrección de entre un 10-20%”.

¿Hablamos del 8.900 puntos en el Dax?
“Por ejemplo, hablamos de 1.000 puntos de pérdidas”.

¿Le preocupa China?
“En China llevamos dos años viendo subidas de tipos viendo subidas de tipos por parte de su banco central y ese escenario no tiene nada que ver con el panorama europeo. China tiene riesgos como los que se corresponden con el fin de una fase alcista.

Puede que revienten los mercados asiáticos con la burbuja china, pero hasta que termine la fiesta… Hemos encontrado una clara alternativa en India y en China si queremos encontrar una alternativa a Europa. Una opción es el fondo BBVA Bolsa China”.

¿Dónde invertirían en este momento?
“Mucha prudencia. La liquidez puede ser un buen aliado. Estaríamos reduciendo Europa hasta un 25% de peso. Consideramos que podemos invertir en USA otro 25% y con el 50% restante deberíamos buscar alternativas que pasarían por China e India, en Reino Unido. Subirán tipos antes que la FED con lo que nos posicionaríamos con libras esterlinas en la cartera. Y siguen existiendo oportunidades en bonos tanto públicos como corporativos a nivel internacional”.

¿High yield español?
“Nosotros preferimos otros lados. Hoy por hoy, seguimos apostando por bonos corporativos americanos con empresas que exporten por todo el mundo y bonos corporativos británicos. Como novedad esta semana estamos comprando bonos de Tesco con rendimientos próximos al 5%; y compraríamos bonos de Dell en dólares americanos”.

Hablando de bonos gubernamentales… ¿compraría bonos autonómicos?
“Preferimos primar los criterios de prudencia antes que los de rentabilidad. Recomendaríamos mantenernos al margen de los bonos autonómicos. Ahora mismo, es una cuestión política y preferiríamos estar fuera, aunque para un perfil arriesgado tenemos una oportunidad.

Como catalán que soy no tengo nada claro que allí vaya a salir el ‘no’ y preferiría mantenerme al margen de ese riesgo”.

¿Qué está pasando con los fondos garantizados?
“Siempre he recomendado estar más bien al margen. El típico fondo de inversión garantizado era comprar un fondo que invirtiera en bonos de España cuando ofrecía un 5% y se garantizaba el 4%, quedándose el banco con un diferencial del 1%. Es un producto que apenas tiene gestión, que no es líquido y es un producto que es poco recomendable.

Muchas personas tienen ya ganado todo lo que les ofrecía el producto. Deberían vender aprovechando esas ventanas de liquidez. Para eso recomendamos alternativas de fondos como el Carmingac Securité”.

Pensando en un perfil de ahorrador ‘joven’, ¿lo más recomendable es invertir en un PP de renta variable?
“Hay una regla muy clásica que se ha utilizado. Tienes que invertir 100 menos los años que queden para jubilarte es el porcentaje que se debe invertir en renta variable. Una persona de 27 años, por ejemplo, debería poner un 40% en renta variable”.