“El mercado español sigue definiendo el nerviosismo que se respira ante las noticias que llegan sobre cómo actúa la deuda periférica que siempre provoca una reacción automática”, explica Álvaro Blasco, director de Atlas Capital.
 

Aunque hemos salvado la situación tan tremenda de los últimos ejercicios, desde Atlas Capital reconocen que “los porcentajes de deuda sobre el Producto Interior Bruto (PIB) siguen creciendo ya que no se van a estabilizar hasta 2013 hasta que no se lleve a cabo todas las medidas de contención de gastos”.

Desde Bruselas se insiste en que Irlanda acepte la ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI). En este contexto, Blasco reconoce que “es posible que veamos cierta ayuda a Irlanda aunque tenga cierta tesorería acumulada que le permita hacer frente a los compromisos hasta el mes de junio del año que viene, uno de los motivos por los que no querría firmar aún el plan de rescate”. Y es que precisamente este plan de ayuda, obligaría a Irlanda a poner en marcha medidas más duras de las que ya se han llevado a cabo hasta el momento”. “Firmar este plan de rescate significa el perder el 99% de las posibilidades de decisión que tiene Irlanda”.

En el caso de Portugal y si no se llegara a cumplir el pacto del gobierno contra la crisis, una de las medidas que se han insinuado es su posible salida del euro. ¿Sería posible o acertada esta decisión? Blasco explica que “todos los países de la Unión Europea quieren evitar que uno de los socios salga del euro dado que durante más de cincuenta años se han hecho grandes esfuerzos así como una inversión enorme para llegar a al situación actual”. No obstante, este experto recuerda que hay dos vertientes: “Portugal, si lo necesita, va a tener la ayuda que sea necesaria porque anunció unas medidas y contención del gasto satisfactorias para la UE”. Aún así, “en Portugal hay una concentración de las fuerzas de gobierno y oposición que han marcado un acuerdo para que las medidas no supongan una inestabilidad social”. Pero si se rompe este pacto entre las fuerzas políticas, “nos podemos encontrar con una situación social complicada”. Lo que podría quizá forzar al país luso a salir de la zona euro, aunque en palabras de Blasco sería “lo peor que le puede pasar a un país, pese a que se pudiera encontrar con las manos libres para impulsar su recuperación”.

Dentro del ámbito empresarial, la banca se enfrenta a fuertes vencimientos en 2011, vencimientos que en palabras de este analista, “son muy importantes aunque también lo eran durante 2010 y han sabido capear el temporal”. “Vamos a seguir viendo una política importante de remuneración de depósitos, espero que no tan elevada como la que estamos viendo este año ya que no tiene mucho sentido los dinerales que se están pagando”. Pero tenemos un año complicado en morosidad -continúa- “y sobre todo lo que está influyendo en los bancos son grandes tenedores de deuda”. “En el momento en el que se agudizan las dudas sobre los periféricos hay una repercusión en la cotización”, señala”. Y es que “no son sólo tenedores de deuda española sino de otros países periféricos por lo que en cuando suben los diferenciales, la banca sufre”.

En lo que respecta a la ampliación de capital de BBVA, Blasco considera que “tiene todo el sentido para la compra del 25% de la entidad turca, el motivo por el cual se hace la ampliación es claro y meridiano y no es para cubrir ningún tipo de costes”. Pero riesgos hay, “el sector financiero tiene importantes vencimientos aunque hay que recordar que es una de las entidades que ha ido rebajando los importantes de liquidez al BCE, también ha conseguido un gran volumen de depósitos por lo que creo que la operación es buena para un inversor de cierto riesgo”.  Pero es interesante acudir a la ampliación ya que es muy sólida y tienen gran diversificación geográfica”.