Estamos en un entorno muy volátil que vendrá determinado por la retirada de los estímulos en Estados Unidos y las próximas medidas expansivas en Europa. Pero ¿podrá seguir subiendo el mercado español sin el apoyo de su homólogo americano?
La última reunión del BCE dimos un cambio de tono en el discurso, de hecho el Bundesbank – que es la parte más dura de la negociación pues no permite que se produzcan medidas expansivas – ha cambiado el tono y es más permisivo, con lo que en el seno del parlamento se está discutiendo qué tipo de medidas se pueden implementar. Está claro que Alemania ha dejado de anclarse en la actitud tan hipócrita de protegerse de la inflación como argumento para seguir financiándose gratis. Alemania está entrando en desaceleración económica y la manera de combatirlo es admitir que el BCE tiene instrumentos para imprimir dinero. Estas políticas expansivas son muy importantes porque, como hemos visto Japón ha conseguido incrementar los precios de los distintos activos, lo que afecta positivamente a los mercaos. Es una decisión cortoplacista que tiene que ser tomada con cautela pero sí creemos que el hecho de que se esté discutiendo haga que ene l año veamos algún tipo de política monetaria más expansiva.

Hay que estar muy atentos porque el Tapering es uno de los puntos pero también si se tomarán medidas expansivas tanto Europa como los BRICS.

Históricamente se ha demostrado que las OPVS son malos negocios pero es cierto que la bolsa es un mercado de capitales y éstos fluctúan en los mercados, de hecho, la cotización no afecta a la compañía salvo en caso de búsqueda de capital mediante bonos, ampliaciones de capital u OPVS. El mercado comienza a tener apetito por el riesgo, estamos viendo compañías pequeñas que están exagerando mucho sus movimientos pero es algo extraordinario que tendrá su fin. Un empresario que vende su negocio o busca una gran expansión para seguir creciendo o quiere vender a precios caros, de ahí que normalmente etas operaciones sean consideradas como negocios que no son buenos.

El FROB debería mantener la cautela en cuanto a la desinversión de Bankia. Está bien que podamos vender la entidad y generar algo de cash pero no podemos olvidar que lo que ha llegado a poner el Estados en Bankia es muy abultado. El caso es que creemos que la acción puede seguir subiendo por lo que la pregunta es ¿por qué vamos a deshacernos de un activo que puede seguir teniendo valor? Lo mejor sería aguantarlo y generar valor para el Estado. Como economista, el Estado tiene que intervenir poco en la economía con lo que liberalizar Bankia es una buena opción.

Vivimos en un entorno muy volátil. Este año conviviremos con dos escenarios: retirada de estímulos en EEUU – que influirá negativamente en el mercado – y luego tenemos la contrapartida en Europa con los BRICS. Si no hay estímulos, no hay demanda de activos, los precios se ajustan y bajan. La volatilidad que vemos en la bolsa tiene que convivir con un escenario muy positivo de arranque en España pero ¿será posible seguir viendo subidas en nuestro país mientras hay caídas en Estados Unidos? Nosotros trataremos de dejar de lago la controversia, compraremos España – especialmente bancos y compañías cíclicas, si vemos estímulos en Brasil, India, Rusia…- ArcelorMittal o Acerinox puede ser una buena idea. Una mejora en el entorno macro más favorable nos haría invertir en Acciona o Abengoa.

En EEUU lo que cohabita es el miedo, podemos especular con él comprando VIX, lo que nos protegerá de una posible caída del mercado. Ya hemos advertido del estallido de la burbuja de la tecnología y de las redes sociales y seguiremos de esta manera: vendiendo cosas claras, comprando VIX y comprando renta variable española.