Victoria Torre y Blanca Comín, de Self Bank y Amundi, respectivamente, hablan sobre la posibilidad de inversión a través de una tendencia como es el envejecimiento de la población mediante un fondo de inversión en concreto.
 
Oímos mucho en los últimos tiempos eso de “invertir en tendencias”. Aunque entendemos a lo que se refiere, nos gustaría que nos lo expusiera desde su punto de vista, y que nos pusiera un ejemplo.

En este caso es bastante descriptivo pero vamos a acotar el concepto. Cuando se crea un fondo de inversión al final lo que tiene que hacer es decidir cuál es la estrategia de inversión. Luego tiene que decidir cómo va a hacer este tipo de inversión. Si va a seleccionar las mejores compañías del sector o si van a ser las más baratas. Esto sería una forma de afrontar la inversión. En los últimos tiempos ha cobrado bastante importancia la inversión en tendencias. Lo que se intenta es encontrar una temática de inversión que pueda tener un extraordinario desarrollo futuro. Puede ser una temática que ya esté vigente pero que todavía no ha cobrado toda su fuerza o a lo mejor incluso alguna que podamos intuir, pero que esperamos que en el futuro pueda tener un desarrollo  mucho más alto. Esto puede tener algunas ventajas y algunos inconvenientes. Los inconvenientes son que de alguna manera podamos hacer alguna apuesta por una determinada tendencia y las ventajas son que muchas veces este tipo de tendencias se desvinculan de los comportamientos de los mercados por algo muy especial.

¿Un ejemplo de tendencia?

Una de la que se está hablando mucho es del envejecimiento. Y es bastante fácil de entender. Vamos a dar simplemente un par de datos. Europa es la región por detrás de Japón en el que se ha visto mayormente afectada por una caída de la natalidad y por un envejecimiento de la población. Se estima que en el año 2055 casi un 30% de la población vaya a tener 65 años o más. Ahora mismo solo es un 17%. Es decir, con este dato vemos que aquí hay un absoluto reto y que vamos a enfrentarnos a cambios muy importantes. Donde hay un reto, hay una oportunidad. Y los inversores la pueden aprovechar invirtiendo en esta tendencia. Ya directamente ellos seleccionando las compañías que piensen que pueden estar ligados al envejecimiento o bien hacerlo a través de un fondo de inversión. En este caso nos vamos a centrar en un fondo que es el CPR Silver Age, que es de la gestora Amundi, que lo que hace es aprovechar esta tendencia de envejecimiento.

¿Cómo invierte un fondo como este en la tendencia de envejecimiento?

Seguro que lo primero que se nos viene a la cabeza es que seguro que este fondo invierte en salud. Eso es cierto, pero tenemos que pensar que el campo es mucho más amplio. Al final el envejecimiento afecta a todos los sectores de la economía. Por otro lado esto es un reto y vamos a tener muchas más personas que están en una edad avanzada y por tanto lo que hay que hacer es buscar para esas personas una mayor calidad de vida y cuando hablamos de ello esto afecta a todo. Vamos a pensar por ejemplo en la necesidad que se adapten las viviendas, los espacios públicos o los transportes. Pero vamos mucho más allá. Necesidades financieras y de ocio. Ahora mismo las personas van a vivir mucho más y la pensión va a ser posiblemente más inferior. Luego hay que buscar necesidades financieras. Ese dinero va a haber que estirarlo y esta temática va a ser muy importante. Otra sería el ocio, puesto que el perfil del jubilado ha cambiado totalmente. Las personas tienen mucho más conocimiento, entran a invertir a través de internet, y ahora son mucho más activos. Hay que proporcionarles un ocio diferente al que había hacía unos años. CPR Silver Age lo que hace es que parte de estas necesidades hace una selección inicial de unos 200 valores y busca en ese universo de compañías que están buscando cubrir esas necesidades de la tercera y cuarta edad; y después lo que hace es un análisis mucho más profundo para quedarse aproximadamente con un tercio de esas empresas y hacer una cartera mucho más concentrada.

¿Blanca, Puedes decirnos algo más sobre cómo se construye la cartera?

La cartera se construye con un enfoque mixto en el cual se combinan estrategias de bottom up y estrategias de top down. Existe un universo de inversión donde hay unas 200 compañías las cuales se identifican que estén relacionadas o que parte de sus ventas vengan dadas por estar relacionadas con el ciclo de envejecimiento poblacional. Una vez que tenemos el universo de inversión seleccionado se identifica esas compañías en qué sectores, o subsectores, que están incluidas. Nosotros tenemos identificados ocho sectores donde buscamos la selección de compañías que están más infravaloradas y las cuales se estima que tengan un crecimiento superior de ventas y de beneficios, beneficiándose por este envejecimiento poblacional. Una vez que se ha identificado se construye finalmente la cartera. Normalmente tiene como unas 60 compañías y la máxima ponderación por acción es del 4%. Una vez que ya está construida la cartera lo que se hace es monotorizar, principalmente la liquidez porque este fondo tiene tendencia a invertir en compañías de capitalización mediana y pequeña.

¿Qué hace diferente a este fondo?

Efectivamente invierte en una tendencia que lo que hace diferente es que no es que sea tan sumamente dependiente y sensible a lo que son los ciclos económicos. Tiene una visibilidad más de medio y largo plazo, no hay una volatilidad con tanta exposición a los mercados. Lo cierto es que este producto tiene una volatilidad que es un punto porcentual inferior a la del MSCI Europe. Y luego lo que hace es enriquecer las carteras desde un punto de vista que estás metiendo una dinámica muy diferenciadora del resto de las compañías que componen el universo de inversión y hace que la cartera sea más eficiente desde el punto de vista de rentabilidad y riesgo.

¿Cómo se ha comportado en los últimos tiempos?

Lo bueno de este fondo es que se lanzó en diciembre del 2009 y ya tiene un histórico lo suficientemente interesante como para sacar unas conclusiones. Ha vivido distintos momentos del ciclo económico y si cogemos datos a finales de enero, en los últimos tres años ha tenido una rentabilidad anualizada del 12%, frente a la del 8% del MSCI Europe. Pero no solo eso, sino que ha conseguido eso con un punto porcentual inferior en volatilidad. Desde un punto de vista de rentabilidad y riesgo consigue un retorno superior con un riesgo y una volatilidad inferior.

Alguna apuesta del gestor…

Entre las diez mayores apuestas que tiene podría tener compañías como Roche, como National Nederlanden, que se beneficiaría efectivamente de una parte de la población que trate de tener una optimización de su actividad financiera. Otro ejemplo sería Essilor, más relacionada con los equipamientos médicos.