Lo más destacado • La renta variable mundial ha experimentado una mayor volatilidad en octubre pero, en general, los mercados han finalizado el mes con firmeza en terreno ositivo. Los mercados emergentes asiáticos han obtenido un rendimiento muy elevado, mientras que Japón se ha quedado atrás. • Los mercados de renta fija han oscilado en octubre, pero han tenido rentabilidades positivas en términos generales. • La confianza del consumidor ha caído en EE.UU., aunque el crecimiento económico y las cifras salariales han sido superiores a lo previsto. • A mediados de octubre, se reactivó la preocupación por la exposición de los bancos a inversiones arriesgadas. El mayor banco de EE.UU., Citigroup, ha anunciado un gran menoscabo en sus beneficios y enormes depreciaciones vinculadas a áreas como los préstamos de alto riesgo y los préstamos apalancados. Esto ha desencadenado un nuevo repunte en los mercados de bonos de gobierno y una liquidación en los mercados crediticios. • La Reserva Federal de EE.UU. recortó los tipos de interés a finales de mes, pero ha advertido de que el riesgo de un aumento de la inflación se encuentra equiparado al riesgo de desaceleración del crecimiento económico. Los inversores ya habían previsto más recortes, lo que ha provocado nuevas caídas del dólar. • Los precios del crudo y del oro se han disparado hasta alcanzar casi los 100 $ por barril y prácticamente los 800 $ por onza respectivamente. Estados Unidos Ha sido otro mes irregular para la renta variable estadounidense, ya que los inversores se han sentido abrumados por el resurgir de las preocupaciones de una crisis crediticia mundial, aunque el mercado ha finalizado el mes al alza. El precio de las acciones se ha visto favorecido inicialmente por el informe laboral, que se recuperó de manera importante en septiembre. Un elemento de gran importancia ha sido la revisión al alza de la sorprendente caída de agosto, aliviando el temor a que la desaceleración inmobiliaria y la crisis crediticia se expandieran al resto de la economía. Sin embargo, a medida que ha avanzado octubre, esta sensación se ha visto mellada por los decepcionantes beneficios del sector bancario, así como por las relajadas previsiones empresariales, que han levantado nuevas preocupaciones acerca del alcance de la desaceleración económica. Por parte del mercado inmobiliario estadounidense, se han vuelto a publicar datos negativos, iniciando un descenso a mínimos históricos desde 1993, mientras que la venta de inmuebles de segunda mano ha continuado su descenso en septiembre. La Reserva Federal de EE.UU. ha recortado los tipos de interés en 25 puntos básicos a finales de mes, reduciendo los tipos al 4,25%. Esta reacción se esperaba en gran medida, pero el informe adjunto ha sido ligeramente más estricto. Las cifras de crecimiento económico del tercer trimestre han resultado ser sorprendentemente sólidas situándose en un 3,9% anualizado, en contra de las expectativas de un 3,1%, y un 3,8% en el trimestre anterior. La encuesta a los manufactureros del Institute for Supply Management estadounidense ha quedado ligeramente por debajo de las previsiones en septiembre, mientras que la de no manufactureros se ha mantenido en la línea de las previsiones consensuadas. Ambos indicadores siguen siendo coherentes con la desaceleración del crecimiento, en lugar de la recesión. Zona Euro Los mercados de la Zona Euro han registrado fuertes resultados en octubre, pero no sin volatilidad. Los valores financieros y mineros lideraron el ascenso a principios de mes, ya que la preocupación crediticia se alivió y los precios metalúrgicos alcanzaron niveles históricos. No obstante, unos resultados peores de lo esperado por parte de algunos bancos en el tercer trimestre, sacudidos por su exposición a los préstamos de alto riesgo estadounidense, arrastraron a los mercados a mediados de mes. Las pérdidas se han invertido posteriormente a medida que la escalada de los precios del crudo ha ido impulsando los valores energéticos y los mercados han empezado a considerar un nuevo recorte de los tipos de interés estadounidenses. La mente de los inversores también ha estado dominada este mes por la revalorización del euro, que ha alcanzado cotas históricas con respecto al dólar estadounidense. Sin embargo, el fuerte aumento de la inflación europea ha sorprendido a los expertos económicos. El Banco Central Europeo ha mantenido invariables los tipos de interés en octubre, tal y como se preveía, y los comentarios de su presidente, Jean-Claude Trichet, han sonado algo más conciliadores. En general, los sectores de la automoción y las telecomunicaciones han sido los más destacados en los mercados europeos, mientras que los valores de silvicultura y papel y de TI han sido los menos favorecidos. Las previsiones del Composite Purchasing Managers’ Index (PMI) han continuado relajándose en octubre, debido, principalmente, a la caída del PMI manufacturero, mientras que los servicios han repuntado. No obstante, ambos indicadores se han mantenido por encima de 50, lo que indica que la actividad todavía mantiene su fuerza. Reino Unido Octubre ha sido un mes fuerte para el Reino Unido. El FTSE All-Share se ha quedado a un paso de rozar su máximo histórico en dos ocasiones distintas. Un fuerte repunte en la primera quincena ha ayudado a los valores bancarios a recuperar parte del terreno perdido, mientras que los precios récord de las materias primas han elevado los valores mineros y del crudo. No obstante, uno de los principales motores de la renta variable del Reino Unido ha sido el fuerte repunte de las compras después de un verano tranquilo. Aun así, ha habido claros indicios de que la opinión de los inversores todavía podía variar fácilmente. Han persistido las preocupaciones acerca de las secuelas de la crisis crediticia y del mercado inmobiliario estadounidense, a las que posteriormente se ha unido el temor de que la economía del Reino Unido pudiese caer igualmente debido a un fuerte revés inmobiliario. Estas preocupaciones han mantenido los nervios a flor de piel, mientras que el FTSE All-Share ha obtenido fuertes beneficios con los que no ha logrado superar su máximo. Volviendo a la economía, los datos preliminares de crecimiento económico han superado las expectativas con un 0,8% intertrimestral en el tercer trimestre, lo que indica que la economía se mantendrá firme durante la crisis crediticia. Es posible que un crecimiento por encima de lo habitual, junto con un crecimiento fuerte de las ventas minoristas, refuercen las expectativas de que el Banco de Inglaterra mantendrá invariables los tipos de interés en la reunión del Comité de Política Monetaria (MPC) del próximo mes. Por otra parte, el optimista crecimiento de las ventas minoristas se ha debido principalmente al descuento entre minoristas. La presión a la baja sobre los precios también se ha reflejado en los últimos datos de inflación. El índice de precios al consumo (IPC) se ha mantenido en el 1,8% en septiembre, mientras que la inflación básica (excluyendo energía, alimentación, alcohol y tabaco) ha sido sólo del 1,5%.