Miguel Ángel Bernal, coordinador del Departamento de Investigación del IEB, presenta el estudio ‘España, una nueva hoja de ruta para el ahorro. ¿Cuáles serán los retos del ahorro tras la crisis?

Como inversor, ¿dónde recomendaría estar en estos momentos?
“Las características que tiene que tener el vehículo al que destine el ahorro tiene que tener liquidez, además rentabilidad, y tengo que provocar que mi ahorro vaya hacia productos mixtos que tengan un mayor porcentaje en renta variable.”

¿Volverán los depósitos a ser lo que fueron?
“Volverán a tener rentabilidades altas, pero no será hasta dentro de cuatro o cinco años. No es descartable un 4% (de rentabilidad), pero sí que la gente tiene que olvidarse de él. ¿Por qué? En primer lugar, porque ya tenemos una resolución bancaria única (el BCE pasa a ser el supervisor único); considerando tener inflaciones cercanas al 4% totalmente descartable… Es algo más de medio plazo. Salvo shock de petróleo, difícilmente vamos a ver esos porcentajes”.

Esquema Bail-in ¿Deben los depositarios con más de 100.000 euros estar intranquilos?
“Siguen siendo sagrados los 100.000 primeros euros, pero una persona que tenga más sí que puede haber quitas que en Chipre, por ejemplo, fue del 40%.”

¿Tienen un problema las entidades con los fondos garantizados?
“Realmente el que tiene el problema es el que tiene el fondo garantizado. Si la gente lo elegía era porque cuadraba con su planteamiento. Tenía la garantía de una entidad, la fiscalidad de un FI y el partícipe sabía dónde iba a llegar su fondo. El de renta variable sabía que, al menos, no perdía dinero.

Un fondo garantizado no es más que una renta fija que el interés que me da me permite comprarme un seguro para cubrirme ante la subida de la bolsa. Sobre todo, se ha perdido el tema de la garantía”.

¿Qué echáis en falta en esta reforma de las pensiones?
“Que se ponga más carne en el asador. Número uno: limitar las aportaciones…no me parece. Habría que prestar atención a los autónomos. También a la fiscalidad. Y también mucha atención a las mujeres, sobre todo, a las que tienen hijos. Lo digo porque hay estudios que así lo destacan. Cuando miro el colectivo de trabajadores por cuenta ajena, la mujer tiene menor salario, puede desaparecer del mundo laboral y esto la penaliza muchísimo”.

Reforma de las pensiones. Si se pueden rescatar a 10 años, ¿serán una alternativa –a nivel fiscal- de un depósito a largo plazo?
“Si yo lo rescato va a rescatarse como rendimientos del trabajo. Si lo hago como fondos de inversión se rescatará en modo ahorro.

Un ejemplo: si puse 5.000 euros y obtengo 6.000 euros al final de esos diez años, si lo rescato en planes de pensiones tengo que tributar por esos 6.000 al nominal. Si lo tengo en planes de pensiones tributo por las plusvalías de 1.000 euros”.

¿Cuán lejos está España de un ratio de sustitución de la pensión pública que ustedes consideran razonable (40%)?
“El ratio de sustitución, es decir, la diferencia entre el último salario antes de jubilarse y la pensión, debe estar en un ratio del 60%-70%.

No va a ser ya, pero en los próximos 10 años este ratio tenderá hacia el 40%”.

¿Cuál va a ser la realidad de los trabajadores a los que aún les quedan 40 años para jubilarse?
“Se debe empezar a pensar ya que la pensión es una necesidad absoluta. Olvidaros de que una vez solventada la crisis las pensiones no van a tener a volver a tener problemas.

La juventud está absolutamente estrangulada por abajo. Tenéis un problema enorme”.