Estos dos gestores de Loomis Sayles, una de las firmas más reconocidas en Estados Unidos en la gestión de renta fija, creen que no hay que huir de los bonos en los próximos meses. Estrategias de Inversión los ha entrevistado durante la presentación de un fondo que invierte en deuda emergente emitida en dólares y hemos hablado sobre sus perspectivas para la economía global y para los países emergentes en un contexto de especial complejidad.
 
¿Cuáles son sus perspectivas para la economía global este año?
Nuestra visión para 2017 es muy constructiva, la economía global está repuntando. Casi todos los indicadores de sentimiento están mejorando. Con este escenario de fondo, la economía americana está muy bien posicionada para crecer más de un 2%.

Habrá algunas fuerzas opuestas. El estímulo fiscal se va a producir fundamentalmente por los cambios impositivos en Estados Unidos y ya que esto va a impulsar la inflación, creemos que la Reserva Federal va a subir los tipos de interés de una forma más agresiva que el año pasado y al anterior. Al menos lo hará en dos ocasiones, y es muy posible que los suba tres veces.

Su escenario base es que con la administración Trump no vamos a entrar en una guerra comercial con China ni con ningún otro país. Pero, ¿cuál sería el impacto del peor de los escenarios para los mercados?
Creo que es importante resaltar que el Partido Republicano es más grande que cualquier individuo y que hay muy poco interés por parte del Congreso y del Senado  de que se produzcan dificultades comerciales serias. Nuestro escenario base es que el centro de las políticas va a estar en la reforma fiscal, en la construcción de infraestructuras o la desregulación; todas ellas positivas para la economía.

Hay un escenario negativo, que el proteccionismo comercial se convierta en un riesgo mayor y más peligroso y en ese caso, los riesgos para el clima comercial global van a ser más importantes. Nadie gana en una guerra comercial y todos los inversores lo saben.

Desde el punto de vista del inversor, ¿qué tenemos que esperar?
Creo que en conjunto es razonable tener un punto de vista positivo para el año, pero hay que estar preparados - por estos riesgos provocados por circunstancias negativas para los mercados- para una mayor volatilidad de la que hemos visto desde principios de 2016. Así que no podemos descartar una reacción como esa cuando los mercados entren en pánico.

Usted está en Madrid presentando una estrategia de renta fija. Con un escenario de aumento de la volatilidad y de subida de tipos de interés como el que nos presenta, ¿qué podemos esperar para este activo?
Creo si miramos a lo que está ocurriendo: aumento del crecimiento, aumento de la inflación, normalización monetaria y la volatilidad rodeándolo todo… no creo que la duración vaya a ser nuestra amiga este año. Estamos mucho más cómodos asumiendo riesgo en crédito, y riesgos específicos, en lugar de riesgos al mercado en su conjunto.

Así que los productos de duración más corta que tengan una rentabilidad ventajosa parecen ser la fórmula adecuada para que los inversores organicen sus carteras de renta fija este año.

Crédito, pero ¿con qué exposición geográfica?
Tanto los países desarrollados como los emergentes lo harán bien. Este producto en el que nos hemos fijado en particular es un fondo compuesto por bonos emergentes en dólares de corta duración. Creemos que es una fórmula muy positiva para posicionarnos este año.
 
En este entorno de incertidumbre, de aumento de la volatilidad, quizá del inicio de una guerra comercial con China, México… ¿Cómo defiende que los emergentes son una buena opción de inversión?
Cuando nos fijamos en los países emergentes vemos que están apoyados por varios factores. Por un lado, el crecimiento global está repuntando y esto es bueno para los países emergentes. También vemos que el crecimiento aumenta en estos países por el rebote en el precio de las materias primas y las reformas que se han llevado a cabo en algunos de ellos. 

También algunos países están saliendo de la recesión y Brasil sería un ejemplo e, incluso, Rusia podría crecer este año, Argentina ha vuelto a los mercados y se verá crecimiento… Así que hay un grupo de países en los que se está creciendo  y también otros países cuya mejora estará dirigida por el buen momento del crecimiento global.

¿Qué tipo de activo está incorporando a su cartera para afrontar este escenario?
Nosotros queremos la prima que se obtiene al invertir en crédito emergente emitido en dólares. Así que queremos capturar el diferencial haciendo nuestro trabajo y encontrar oportunidades en emisiones específicas en estos mercados.

Es un fondo que busca una gran diversificación de países, de sectores y emisores individuales y también buscamos diversificación a través de diferentes ratings, aunque queremos mantener una gran calidad crediticia en todo el portfolio.

¿Cuáles son los países que le gustan más en estos momentos?
Cuando miramos a la asignación de nuestra cartera miramos a historias en las que se estén produciendo mejoras. Por ejemplo nos fijamos en Brasil, en donde podemos pasar de una contracción económica a, posiblemente, algo de crecimiento este ejercicio.  También en India, en donde continúan las reformas y se beneficiará del aumento del comercio mundial. También vemos a Indonesia, que se ve impulsada por el rebote en el precio de las materias primas.

Buscamos países en los que veamos una buena historia en términos de instituciones, mecanismos y las compañías que salen al mercado y en las que somos capaces de identificar sus flujos de caja.

No ha hablado de China. El año pasado protagonizó el inicio del ejercicio y este también podría hacerlo, aunque por diferentes razones. ¿Le parece un buen lugar para encontrar oportunidades en el mercado de la renta fija corporativa?
Si, China es un mercado muy grande y con esto no le estoy diciendo nada nuevo. Hay una gran cantidad de oportunidades diferentes. Hay muchos emisores que han vendido crédito en dólares de una gran cantidad de sectores y con una gran calidad de rating: energía, compañías semi-estatales, firmas de internet, bancos, aseguradoras. Hay oportunidades en todas las calidades crediticias. Hay bonos con grado de inversión dentro de las utilities, compañías de consumo y se pueden ver también dentro del high yield, como el sector inmobiliario chino.

Así que la forma en la que nosotros trabajamos es identificando oportunidades específicas en todos estos sectores –que sean líderes del sector, que generen cash flow-…

Si algún inversor que está viendo esta entrevista está interesado en el fondo, ¿qué rentabilidad debería esperar?
Podría decir que intentamos conseguir es una rentabilidad de entre el 3,5-4%; nos fijamos en el mercado en estos momentos y en el spread que hay con el bono a 10 años y lo intentamos capturar. También lo vemos como una oportunidad para conseguir algo de apreciación de capital, en algunos nombres.

Pero esto no es una estrategia de alta volatilidad en mercados emergentes; se trata de un producto para inversores que busquen baja volatilidad que quieran captar esta prima persistente que se obtiene en los mercados emergentes. Algo que vemos es que es necesario hacer muy bien nuestro trabajo. No siempre es fácil tener el músculo de análisis necesario, ser capaces de acceder a sus informes financieros, analizar cómo cada compañía se ajusta a la economía de sus países y a la economía global…