Los mercados han comenzado el año con ganas de subir pendientes del mercado del petróleo y la revalorización del euro. Hablamos de todo ello con José Luis Herrera, analista de CMC Markets.

¿A qué tenemos que estar presentes en estos primeros compases del año?

Los primeros compases del año los referentes en los que nos tenemos que fijar son los mismos que los que teníamos en 2017. Alguno nuevo será que se empezará a especular sobre cuándo comenzarán a subirse los tipos de interés por parte del BCE. Seguiremos prestando atención a los datos macro que vienen de EEUU, que siguen mostrando fortaleza, otros factores son los posibles riesgos geopolíticos que pueda haber, todos tenemos en mente a Corea del Norte, empieza a haber algún foco nuevo como la situación política que puede derivar en una revalorización del petróleo y a nivel doméstico la situación de Cataluña seguirá generando incertidumbre.

En el corto plazo, los ingredientes justifican subidas y así lo estamos viendo en los primeros compases del año. Me llama la atención como elemento técnico, que el Eurostoxx llegaba el pasado martes a perder una zona de soporte, 3.515-3.520 puntos, pero ha sido falsa ruptura de momento.

Si nos fijamos en el DAX 30, tenemos una situación distinta, es un movimiento de apoyo en la directriz y si hubiéramos tomado una zona de soporte horizontal nos habría dado señal de venta pero vemos que ha habido un apoyo que nos confirma que el movimiento nos está dando una recuperación y por lo tanto, todo apunta a que podríamos continuar las subidas.

Hay dos variables de las que tenemos que estar, sí o sí, pendientes: el euro y el petróleo. Por la parte de la divisa, ¿son sostenibles mayores subidas en el caso de la divisa única?

En las últimas semanas del año se ha notado una correlación bastante directa entre el comportamiento del euro y de las bolsas europeas. Hemos visto revalorizaciones del euro que han supuesto un lastre en las bolsas europeas en detrimento de las americanas, que seguían haciendo máximos. Eso tiene lógica porque una moneda fuerte empeora las cuentas de resultados a medio plazo de las compañías, cuyas exportaciones son más caras, pero al final el mercado acaba dando su valor a todo y es posible que se interprete que vamos a estar una temporada con un euro en estos niveles o incluso superiores.

A nivel técnico, la situación es alcista tras superar los 1.15-1.16 del primer semestre de laño pasado que, tras la consolidación de los últimos meses, ha roto al alza y eso indica que eso sea una figura de continuidad. La resistencia de corto plazo, en los 1.20-1.21 ha sido tanteada y todo indica que esa fuerza alcista podría hacerle romper ese nivel. En caso de superación debería continuar la tendencia alcista. Niveles para plantearse los 1.27-1.2750 en próximos meses. Como zona de soporte, los 1.14 dólares que en caso de perforación nos haría replantearnos la estrategia alcista del par.

Por el lado del petróleo, lo vimos subir su precio a finales del ejercicio 2017 y ha continuado su tendencia al alza ¿hacia qué niveles se puede dirigir viendo que la inestabilidad política puede continuar?

No hace mucho hablábamos de los mínimos del petróleo.  Y ahora el WTI ha tenido una recuperación sostenida. La zona de resistencia que está consolidando, son los 61 dólares, que todavía no deberíamos darla por superada pero el amplio rango entre 62-68 dólares sería una zona de resistencias que no será fácil superar. Ese nivel de resistencia es objetivo. Se dice que ha cambiado la estructura de formación de precios y se dice que se tomará en consideración el punto de equilibrio que tengan sobre el barril los norteamericanos frente a la fijación de precios de la OPEP y Arabia Saudí pero creo que lo de Irán está anticipando un escenario más negativo del que realmente hay.

Es otro activo que suele tener bastante volatilidad.

Si pensamos en que la escalada del crudo puede continuar, ¿puede ser momento de valores como Repsol o Tecnicas Reunidas?

Esas compañías ya están viendo en su cotización reflejada la fortaleza del precio del petróleo. En el caso de Técnicas reunidas ya hacía un movimiento dentro de la vela semanal que llega a perforar el soporte relevante anterior pero terminó al alza pero fue una ruptura al alza, esa fue la zona de recuperación y desde luego en esta semana está rompiendo la directriz alcista y todo indica que debería seguir con la recuperación. Pero el valor es bastante bajista pues ha pasado de los 38-39 euros hasta los niveles actuales y podría continuar la corrección. Para pensar en continuidad de las subidas, debería consolidar los 29 euros.

Repsol tiene un comportamiento ortodoxo desde los mínimos de febrero de 2016, cuando el petróleo también cotizaba en mínimos. Si rompe la zona de resistencias en torno a 15,50 a  cierre semanal, deberían continuar las alzas. En caso de superar los 16.30 euros nos haría pensar en un movimiento más amplio.

Para este ejercicio, hay expertos que manejan hasta 4 subidas de tipos por parte de la FED. ¿Planea esto un escenario más favorable para la banca o la dejaría de lado?

La banca, que es un sector que pesa bastante en los índices, si hablamos de subidas de tipos es un factor que suele beneficiar a la banca. Si hay recuperación como el mercado inmobiliario y de crédito también se trasladaría mejores resultados de la banca. Hay que prestar atención a Latinoamérica por la presencia que tienen algunas de estas compañías y en cuanto a entidades, Santander y BBVA están teniendo en las últimas semanas un comportamiento alcista. Niveles 5.40-5.50 es un apoyo para Santander certero de cara a corto y medio plazo. Así que esos son los niveles a vigilar.

¿Dónde están sus recomendaciones en este momento?

Mientras no salgamos de la lateralidad, 10.600 del Ibex, habría que prestar atención a valores defensivos. Hay valores de mediana y pequeña capitalización que están despertando, como las inmobilliarias, y son valores donde podríamos hacer entradas especulativas. En caso de salir de la lateralidad podríamos ir a valores más enfocados a crecimiento, dando más peso al sector bancario.