Hablamos con Rafael Romero,  director de inversiones de Unicorp Patrimonio sobre su visión de los mercados y estilo de gestión que  ha sido reconocido recientemente por Expansion-Allfunds. Una gestión que se lleva cabo en Unicorp Selección así como las Sicavs colectivas Privandalus I y II.

Estamos en la última parte de esta primera parte del año y con la vista puesta en el segundo semestre ya. ¿En qué cree que se diferenciará la segunda parte del primero?

Creo que lo que estamos viviendo es un proceso de normalización generalizada en los mercados y en la propia economía. Se está generando algo de inflación, las materias primas se empiezan a recuperar, por otro lado, tenemos un período de mayor volatilidad, tenemos un proceso de normalización en las políticas monetarias. En ese proceso de normalización se pueden producir períodos de algo más de inestabilidad y en ese aspecto, cuando las compañías siguen ganando dinero con un crecimiento  global expansivo sincronizado, racionalmente hay que pensar que las bolsas irán bien. Otra cosa será acertar los valores o sectores pero las bolsas deberían ir bien, los tipos deberían tender al alza y deberíamos ajustar las carteras poco a poco durante ese proceso de normalización.

Tras la temporada de resultados que hemos conocido, ¿se justifican los niveles de valoración actuales?

Sí. Hay muchos inversores que hablan de cierta burbuja de los valores tecnológicos y la bolsa americana pero los beneficios empresariales que vamos conociendo van sorprendiendo constantemente y con crecimientos muy potentes. Hay que entender que los índices que tenemos hoy son totalmente distintos a los que teníamos hace 10-20 años. Con lo que en términos históricos de PER – veces que pagas el beneficio sobre acción – no son comparables. Los niveles de PER son altos pero vienen acompañados de crecimiento. En términos reales, los beneficios acompañan a las subidas de las bolsas sabiendo que éstas, descuentan con antelación los beneficios. No hay que olvidar que estamos en un mundo en transformación, estamos en plano tsunami tecnológico, disruptivo y demográfico donde no a todas las compañías les irá bien como Amazon o Facebook. Y esto pasará en todo tipo de sectores.

¿Qué es lo que más les preocupa de cara la última parte del año?

Un Unicorp Patrimonios gestionamos fondos de fondos y SICAV y dedicamos gran parte de nuestro tiempo a ver qué pasa en el mundo como gran distribución de activos. Bajo esa circunstancia, cuando llegó Trump al poder nos daba bastante miedo porque sabíamos que iba a generar bastante volatilidad y su discurso sabíamos que iba a generar episodios como los que estamos viviendo pero eso no cambiaba un planteamiento de fondo de que las bolsas irían bien. Este señor es empresario, su forma de hacer negocio siempre ha sido una negociación distinta pero siempre intentará que a las empresas americanas les vaya bien y en líneas generales había que estar ahí. Entonces, sí que planteamos invertir en EEUU a través de fondos globales que tienen entre un 50-60% de exposición a Estados Unidos. Y allí queremos tener tecnología porque es donde están las principales tecnológicas del mundo. En Japón, sin embargo, queremos tener chips y robótica. Hemos tenido un aumento de ponderación en Europa. Ahora estamos intentando entrar en fondos de inversión donde la mirada del gestor sea la búsqueda de entidades que estén innovando, usando el Big Data, la innovación de producto, que estén intentando proteger ese “foso competitivo” del que hablan los gestores value.

Con todo ello, evidentemente el tema de Irán está generando ruido, esto repercutirá sobre el petróleo que podría acelerar la inflación en EEUU en un momento en que el paro está  bajo y los salarios están presionando y sin duda habrá que tener cuidado con la renta fija, no tener duraciones altas. Salvo eso y una posible aceleración de la política monetaria, que no la vemos, no hay motivos de preocupación en el horizonte.

Me preocuparía algo que pusiera en riesgo el ciclo económico pero hay tanto de fondo que todavía hay impulso para mantener el ciclo. Los bancos centrales han apoyado todo esto e irán entrando muy despacio de esta normalización.

En renta fija, ¿siguen pensando que hay recorrido en deuda subordinada financiera?¿Por qué?

El año pasado tuvo un comportamiento excepcional. El año pasado ganamos las carteras de gestión en Allfunds-Expansion compitiendo con 20 entidades básicamente por grandes apuestas como, en las carteras conservadoras, tener un porcentaje alto de deuda subordinada. Por un motivo muy claro: en deuda de gobiernos tienes riesgo de que los Bancos Centrales suban tipos; en bonos corporativos como High Yield o Emergentes  tienen prima de rentabilidad pero a cambio de mayor riesgo para conseguir algo de rentabilidad tenías que irte a una calificación más baja y a igualdad de rating, prefiero comprar un fondo de lleno de bancos europeos porque están suficientemente capitalizados. Hay que recordar que la deuda subordinada europea paga un cupón muy alto por tener el riesgo de que en un momento de gran crisis económica bajaran los niveles de solvencia y se convirtieran en acciones. Pero como estamos en una fase de crecimiento económico, racionalmente hay que pensar que a las entidades financieras les debería ir bien. En los últimos 4-5 meses hemos reducido la posición y nos hemos ido a fondos de ABS, activos respaldados por activos hipotecarios con lo que tengo la garantía de activos reales detrás y fondos de retorno absoluto.

En renta variable, ¿cuáles han sido las últimas incorporaciones?

Estamos constantemente rotando los fondos en cartera. El año pasado teníamos bastante, tecnología, digitalización,…. Grandes megatendencias. Por ejemplo, aumento del consumo interno del mundo emergente, compramos algún fondo de Invesco, Fidelity China Consumer, Robeco, los temáticos de Pictet… Ahora estamos mirando varios fondos de small caps porque son compañías que racionalmente tienen mayor capacidad de adaptación a un mundo que está en plena transformación. Todo lo ligado a la salud, nutrición, demografía en el mundo emergente, ciberseguridad, digitalización de todo tipo de procesos…son temas que vemos interesantes. La aplicación de la ciberseguridad a todo tipo de procesos, en fondos como el de Big data de Edmond de Rothschild, es otra de las tendencias que estamos mirando actualmente.

¿Tiene algún fondo español en cartera?

Estamos en fondos orientados a renta variable española. Magallanes, tanto el fondo español como el europeo, y varios fondos de Abante, concretamente el Abante Okavango Delta y el European Quality de Josep Prats. Son gestores que lo hacen bien, el expertise español se percibe bastante bien y estamos mirando otros fondos. De hecho cada vez estamos mirando más.

¿Qué cualidades tiene que tener un fondo a la hora de incorporarlo a cartera?

Que haga cosas que encajen en nuestra filosofía de ese momento. Intentamos también introducir una combinación de fondos que sean complementarios. Es como un plato de menú, no todo puede ser picante ni igual, hay que mezclar “platos” que descorrelacionen. Si yo tengo el Abante European  Quality, muy sesgado al sector financiero, trato se incluir otro fondo, como Magallanes que no tiene sector financiero y son muy complementarios.  Además, convicción de que el gestor sea bueno, que tenga un buen track record y que nos convenza su forma de mirar el mundo y de seleccionar valores.