Este viernes Masmovil comenzará a cotizar en el mercado continuo después de un lustro cotizando en el Mercado Alternativo Bursátil. La compañía deja así el segmento de empresas en expansión con una capitalización que supera los 1.100 millones de euros, por encima del 70% del mercado al que a partir de hoy pertenece.

Si hubiera que hablar de un caso de éxito del MAB tendría nombre propio: Masmovil.  La compañía será el primer caso en el que una compañía salta de MAB al Mercado continuo, lo que prevé un incremento del interés de analistas e inversores institucionales de la compañía.

En sólo cinco años Masmovil ha conseguido que su capitalización rebase los 1.100 millones y sin pinta de frenar: la compañía en lo que llevamos de ejercicio sube más de un 120% y el salto al continuo le abrirá muchas más puertas de las que hasta ahora podía acceder. La compañía traspasará sus 19,95 millones de acciones al continuo a un precio de 59 euros, a cierre del miércoles.

En este sentido, hay quien ve en la compañía un síntoma de burbuja. De hecho, hay voces que hablan de que incluso una corrección a la mitad del nivel del que cotiza actualmente seguiría mostrando un valor caro. Una de las fortalezas de esta compañía es la competencia sobre las grandes operadoras, Telefónica y Vodafone, en nuestro país. “La compañía sigue incrementando sus ganancias netas y está teniendo una postura más agresiva que los dos grandes operadores”, decía Barclays en su último informe  en el que además rebajaba las previsiones de ingresos y beneficios de explotación de Telefónica  para 2017-2019 con una reducción del 2 y el 3%, respectivamente”,  lo que supondría un beneficio para la compañía.

Por capitalización, en torno a los 1.100 millones, SACYR ha experimentado una historia similar a la de Masmovil pero a la inversa: ha bajado del Ibex35 al mercado continuo. Eso sí, no fue la primera.  La compañía también cotiza con tono positivo en lo que llevamos de año aunque sin conseguir multiplicar por tantas veces su capitalización.  Los expertos reconocen que la compañía se acerca a un nivel de relevancia en los 2,15 euros, un soporte relevante a corto plazo.

La compañía, ligada al precio del petróleo y a la cotización de REPSOL, tendría que mantener este nivel de soporte para no ver caídas hacia la zona de 2,10 euros e incluso, sería interesante que no perdiera este nivel – como último recursos – si quiere mantener la tendencia alcista actual que mantiene desde el verano pasado.

Un punto a favor de la compañía es que el mes pasado lanzó una ampliación de capital liberada para pagar a sus accionistas una acción nueva gratuita por cada 33 antiguas. Una de las dos ampliaciones que la compañía confirmó para retribuir a sus accionistas.