Luis Francisco Ruiz, de Estrategias de inversion. Daniel Pingarrón, de IG, Javier Sánchez Rojas, de RBBolsa y José María Luna, de Profim EAFI, analizan quiénes son las manos fuertes y débiles del mercado.

¿Quiénes son las manos fuertes del mercado?
Daniel Pingarrón: son los inversiones institucionales, como fondos de pensiones, bancos, bancos de inversión, tesorerías, fondos de inversiones públicos y privados…es decir, todo aquel participante en los mercados que no opera para sí mismo, sino para un conjunto de inversores que tiene detrás.

José María Luna: en este momento, posiblemente las manos fuertes del mercado son los bancos centrales.

Javier Sánchez Rojas: son los grandes inversores, fondos de inversión y gente que nosotros no conocemos pero que mueven miles de millones de euros que hacen subir al mercado y, cuando se retiran, lo hacen bajar.

Luis Francisco Ruiz: una mano fuerte sería un inversor que pueda mover un volumen muy amplio y que tenga una infamación amplia, aunque no creo que existan las manos fuertes personalizadas en un inversor que mueva el mercado sin que las autoridades lo puedan controlar.

¿Qué les hace ser fuertes?
Daniel Pingarrón: lo son por el volumen que operan y porque tienen un comportamiento gregario. Actúan de manera coordinada, a la vez y sobre el mismo activo. Además, suelen disponer de información privilegiada y suelen ponerse de acuerdo con Gobiernos y Administraciones para realizar sus inversiones.

José María Luna: los bancos centrales se pueden considerar las manos fuertes porque tienen la capacidad de imprimir dinero siempre que lo consideren oportuno. En este sentido, la Reserva Federal de EEUU se puede considerar el Hedge Fund más fuerte del mundo.

Javier Sánchez Rojas: simplemente el dinero. Ni siquiera necesitan información privilegiada, pues ven cuándo las acciones están baratas por PER y se lanzan a comprar.

¿El inversor minorista está a su merced?
Daniel Pingarrón: los inversores minoristas están bastante indefensos frente a las manos fuertes y lo mejor que pueden hacer es adaptarse a las tendencias que estos inversores abren, pero es muy difícil adelantarse a ellas. Si bien, pueden seguir ciertas pautas que suelen repetirse, como invertir en el primer día del mes, en el que esto inversores suelen rebalancear su cartera. Además, también podemos observar si las manos fuertes están apoyando las subidas de los índices si éstas se producen con muchos valores en máximos o no.

Luis Francisco Ruiz: los inversores minoristas son “las manos débiles” o “los tontos” porque mueven menos dinero. Cuando el inversor particular es más alcista que bajista y compra el S&P 500, lo hace mucho mejor que cuando es bajista. Por tanto, al final lo mejor es hacer caso a la opinión del inversor minorista, que no es tonto. Por tanto, tampoco existen las manos fuertes.

José María Luna: el inversor minorista seguramente sea la mano más débil cuando no está asesorado y cuando no invierte a través de instituciones de inversión colectiva, sino, a través del mercado y en valores estrechos. Esto le hace estar muy a merced de los productos y las fluctuaciones de los mercados.

Javier Sánchez Rojas: lo que nos interesa como inversores minoristas nos interesa ver cuándo ha entrado dinero de las manos fuertes e ir detrás. Cuando el dinero de las manos fuertes entra con fuerza es por bastante tiempo, pues no pueden salirse de repente, van soltando poco a poco, lo que crea las figuras de distribución. Cuando veamos figuras de distribución de 6 meses-1 años, es momento de retirarnos del mercado en renta variable y ponernos cortos.