Con el consumidor nacional, el crecimiento económico y el dólar bajo presión algunos analistas ha comenzado a tocar la marcha fúnebre para la renta variable estadounidense. De todas maneras, en Threadneedle se cree que todavía se podrán obtener ganancias en el mercado más grande del mundo en 2008.
Cormac Weldon, jefe de renta variable estadounidense, explica: “Es verdad que nos encontramos con algunas dificultades puntuales en los mercados estadounidenses, pero se pueden solventar creando una cartera inteligente. Estamos de acuerdo en que Asia y los mercados emergentes van a ser los principales conductores del crecimiento mundial, y que probablemente el dólar siga estando del lado más débil, así que tenemos que procurar utilizar estas circunstancias en nuestro beneficio.” Weldon cree que algunos de los puntos fuertes de Estados Unidos se mantendrán en buen lugar en un mundo liderado por los mercados emergentes. “Buscamos compañías cuya propiedad intelectual no se pueda copiar fácilmente, y que además tengan un fuerte valor de marca y exposición a la demanda global. La tecnología es uno de los puntos fuertes de Estados Unidos y Apple y Google son claros ejemplos de valores de este sector que se ajustan a nuestros requisitos”. De todas maneras, las oportunidades no se limitan al sector de la tecnología. Weldon cree que hay otras áreas que también se podrán apoyar en la demanda de los mercados emergentes: “los Estados Unidos no han sido bendecidos con grandes recursos naturales, pero sí tienen un cierto número de reservas mineras de gran calidad y eso también implica buenas jugadas indirectas. Por ejemplo, la gran cantidad de dinero que se gasta en las explotaciones de gas y petróleo está creando un importante telón de fondo para las reservas de servicios petroleros. Además, los exportadores industriales de todo tipo también se beneficiarán de una fuerte demanda internacional y de un dólar débil”. En lo que concierne al retroceso en el crecimiento de la economía nacional, Weldon agradece que los inversores no se hayan fiado sólo de las cifras referentes al PIB: “sí, la economía irá más lenta en 2008 que en 2007, pero es importante recordar que los precios de las acciones están más adaptados al aumento de los beneficios. Se espera que los beneficios aumenten un 7% en 2008, lo que con un 2% de rendimiento de dividendos y retornos para los accionistas, se podría añadir fácilmente a las ganancias de doble dígito de las monedas locales. Y esto sólo a nivel de mercado. Estamos generado muchas y buenas ideas y también estamos seguros de que seremos capaces de añadir un nivel significativo de alfa sobre todo esto”.