Deuda gubernamental de alta calidad. Ha sido el activo que mejor se ha comportado en los últimos meses y  cuyo rally se han perdido los inversores españoles.

Los fondos de renta variable acumulan un año en el que la disparidad entre mercados ha sido la tónica general. Movimiento que “seguiremos viendo aunque es probable haya mejores resultados en la renta variable en su conjunto”, reconoce Víctor Alvargonzález. Este experto reconoce que la tendencia en grupo mejorará porque el hecho de que Estados Unidos, tanto la FED como el gobierno, haya decidido tomar medidas drásticas para evitar la deflación llenando el mercado de liquidez. Una decisión “que, a seis meses vista, evitará la deflación y provocará que gran parte de la liquidez vaya a las bolsas”. A las más atractivas, eso sí.  “La decisión de dar a la máquina de fabricar dólares va a tener un impacto en los mercados, que ya se está viendo, y si sigue por ese camino tendremos unos meses de tendencia alcista, sobre todo si se rompen niveles de resistencias”.
 
Una situación que hace pensar que el mercado de renta fija podría haber tocado fondo. El director ejecutivo de Profim advierte de que es un activo que ha funcionado bien en los últimos años “un rally del que no han participado aquellos inversores que han hecho propaganda de la rentabilidad de los depósitos bancarios”. Este experto reconoce que el margen es muy pequeño. Sin embargo, “si todas las medidas que toma la FED y otros bancos centrales no pudieran encarrilar la economía hacia un crecimiento sostenido, será posible que siga funcionando la deuda pública de alta calidad”. Si se habla de renta fija privada, la cosa cambia. Aunque lleva un ciclo extraordinario “podría seguir subiendo porque ahí jugamos con el riesgo de crédito, es decir, el proceso de desendeudamiento que tienen las compañías seguirá”.
 
Sin embargo, lo que no afecta a la industria de fondos es la subida de los tipos de interés en China “porque es un tema muy descontado”. Según Alvargonzález afectaría que el banco de China entre en una espiral de subidas continuas de tipos de interés. “Eso sí podría ser peor pero no tengo la sensación de que China esté pensando en entrar en esa espiral y si lo hacen, es porque están viendo que los mercados están evolucionando de forma positiva”.