François Lavier, gestor del fondo Objectif Credit Fi de Lazard Frères Gestion, analiza las oportunidades y riesgos de la renta fija, así como el efecto de las medidas de los Bancos Centrales en el mercado. 

 

François Lavier, usted es gestor de los fondos Objectif Capital FI y Objectif Crédit Fi, que invierte en renta fija corporativa. ¿Dónde encuentra valor en la renta fija corporativa en 2016?
Los principales segmentos de mercado donde encontramos valor son segmentos altos. Podemos encontrar esto en los bonos high del sector financiero, en el Tier1 y el Tier2, y también en los CoCos y los bonos convertibles de los bancos, donde puedes encontrar rentabilidades o spreads bastante atractivos por un nivel limitado de volatilidad. Es un segmento realmente atractivo para estar en el futuro.

Para los segmentos high necesitamos ser más selectivos porque tenemos recientes señales de que la situación de algunas compañías no es lo suficientemente atractiva para los inversores. Pero muchas otras compañías del segmento high pueden ser atractivas en términos de rentabilidad y volatilidad para el futuro próximo.

¿Qué sectores prefieren?
El segmento que vemos principalmente más atractivo es el financiero porque la nueva regularización va a ser mejor para ellos. Por ejemplo, la calidad del crédito de los bancos y las aseguradoras está mejorando y tienes más visibilidad de hacia dónde va la mejora. Esto es muy muy importante para los inversores de calidad, tener visibilidad, lo primero, y tener una historia de calidad, lo segundo,  para elegir las mejoras de los fundamentales. Así que, el sector financiero es donde los inversores pueden encontrar esto.

¿Qué rating ve más atractivo?
Los principales ratings en los que estamos centrados y vamos a encontrar mucho valor es en la categoría BB, por ejemplo, en compañías que aseguran una mejora en términos de calidad de fundamentales. En algunas encontramos algo de valor. 

¿Qué diría usted a un inversor de deuda subordinada y está pensando en la subida de tipos de interés en EEUU?
Creo que el segmento subordinado es el activo en el que estar. Encontramos mucho valor en este segmento de deuda porque podemos encontrar unos niveles muy altos de rentabilidad con una volatilidad muy limitada. Considerándolo todo, es una buena oportunidad las acciones, por una parte, donde podemos tener mejores rendimientos, pero con mayor volatilidad; por el contrario, diré que en algunos segmentos del mercado monetario e incluso en el mercado de renta fija de bonos clásicos de grado de inversión podemos encontrar rentabilidades entre el 1% y el 2% con una volatilidad muy limitada, sin lugar a dudas, pero también con unos retornos muy limitados y mayores riesgos en términos de impacto de los tipos de interés. Nosotros pensamos que el segmento de deuda subordinada es una buena oportunidad en el actual contexto.

¿Cuántas veces podría subir los tipos de interés la Fed en 2016?
Pensamos que la Fed puede subir los tipos de interés unas dos o tres veces el próximo año, no más, porque los niveles de crecimiento nominal reales y de inflación actuales son muy bajos en EEUU. La Fed tendrá que llevar a cabo una aproximación muy prudente para subir los tipos de interés en 2016 y creemos que después de que la Fed suba tipos, probablemente este mes, lanzará algunos tipos de mensajes dovish/pesimistas a los mercados.

¿El BCE está creando una burbuja en el mercado de deuda europeo por las compras?
No lo creo. Los bajos niveles de tipos que tiene Europa son más efecto del limitado nivel de crecimiento. Las tasas de inflación son bajas y el crecimiento está mejorando, pero permanece en niveles muy bajos. Este es el primer punto. En segundo lugar, en Europa tenemos excesivas necesidades de estar invertidos en algún lugar y, a la larga, estos excesos en la eurozona harán que asistamos a varios años con bajos niveles.

¿Cuáles serán los retos o riesgos para el sector financiero en 2016?
Los bancos ya no son empresas de crecimiento. En el nuevo entorno no tienen mejoras en términos de aumento del balance. El principal reto del sector financiero, incluso a nivel global, es la rentabilidad. Los bancos necesitan reducir costes para ser capaces de estabilizar el nivel de rentabilidad. Este es el gran reto que encontramos en la banca para los próximos dos años.