Hablamos con Rafael Ojeda, Analista Independiente, sobre los mercados en unas jornadas en las que parece que las noticas entorno a la guerra comercial se van apaciguando, pero vuelven a surgir las turbulencias en lo político en el Reino Unido. 

El Brexit vuelve a centrar ahora mismo la atención en Europa ¿Cómo puede afectar todo esto a los principales selectivos?

Pueden ser bastante importe porque hasta cierto punto Theresa May había marcado la senda de la ruptura con Europa, pero ya se veía en el ambiente que había unas enormes diferencias dentro del partido conservador británico sobre de qué manera tenía que producirse esa ruptura. Theresa lo que quería una ruptura lo más beneficiosa posible para Reino Unido, es decir una ruptura blanda, sin embargo, había algunos ministros que abogaban por una ruptura más rígida que era contraproducente para el Reino Unido. Ella ha querido bandear un poco pero al final era absolutamente imposible, lo que ocurrirá a partir de ahora en el corto plazo es que hay incertidumbre en los mercados, sobre todo en el de divisas, y en el medio y largo plazo habrá nuevas rondas de negociación en las cuales Theresa May tendrá que exponer claramente ante Europa realmente lo que quiere, los plazos y hasta qué punto puede conseguirlo. Los mercados van a mostrar bastantes turbulencias.

Si nos quedamos con el mercado de divisas, nada más conocerse la noticia, la libra esterlina se daba la vuelta en un contexto de incertidumbre sobre los tipos de interés y sobre el calendario de subida de tipos ¿Qué puede generar todo esto a los valores más expuestos al mercado británico?

La libra esterlina en las dos primeras horas del anuncio, se dio la vuelta de una manera brutal y perdió no solamente sobre al euro y frente al dólar, sino sobre todos los pares de divisas como el dólar australiano, franco suizo… perdió en general una enorme exposición monetaria. Lo que ocurre es que en las citas previas la libra esterlina había cogido mucha fuerza al calor de que probablemente el Reino Unido está en disposición de realizar subidas de tipos que iban a fortalecer a la libra en un marco en el que Europa no está en condiciones de poder realizar esas subidas de tipos, lo cual permitía que tanto la libra esterlina como el dólar norteamericano cogieran fuerza. Lo que ocurre es que con la noticia se empieza a pensar que a lo mejor no suben tipos, a lo mejor nos hemos anticipado demasiado o hemos dado por sabido que a lo mejor no se produce, entonces se deshicieron muchas posiciones, y esto hizo que la libra esterlina retrocediese de forma violenta. Poco a poco va a ir recuperándolas peor en un contexto radicalmente diferente.

Probablemente el Reino Unido sí esté en disposición de subir tipos de interés, lo que hay que ver es si lo hará o no porque ahora tienen que meter en sus estudios y diseños programáticos, hasta qué punto el nuevo contexto en el que el encajan con Europa esas subidas de tipos pueden ser beneficiosas o contraproducente. Algo que a priori parece obvio ahora ya no lo parece tanto, por lo que habrá que mirarlo con mucha más cautela.

¿Cambia el escenario, por tanto, para aquellos inversores que entraron en los selectivos británicos porque estaban baratos?

Sí, durante estos últimos años el sector inmobiliario británico sobre todo en Londres había subido de una manera espectacular y, obviamente con subidas de tipos, el sector inmobiliario británico había dejado de perder y había perdido cierto interés. Ese dinero que ya no entra en el sector de la construcción, tenía que entrar en otro sitio, por lo tanto la bolsa era uno de los elementos favorables para adquirir esa preponderancia económica y ahora mismo hay que mirarlo con cierta cautela por tipo de cambio. El Reino Unido tiene una bolsa eminentemente exportadora y el tipo de cambio de la libra esterlina es muy relevante para estas compañías.

Los inversores de las españolas con alta exposición a Reino Unido, como Banco Santander, Ferrovial, IAG, Amadeus o Sabadell ¿deberían infraponderar?

No, no creo que suponga ningún problema porque en el caso de Amadeus es líder a nivel mundial y tiene una exposición planetaria, por tanto lo que suceda en el Reino Unido no deja de ser un foco muy concentrado. En el caso de Banco Santander tiene una importancia muy grande en el Reino Unido, pero digamos que para ellos es mucho más importante a mi modo de ver Brasil por poner un ejemplo.

El resto de compañías que has nombrado son multinacionales que están muy expuestas, obviamente si puede ser un factor indicativo que a lo mejor puede suponer un pequeño apéndice o habrá que hacer una anotación en el balance de por dónde van los tiros, pero no creo que suponga ningún problema para las compañías españolas.

En nada tenemos los resultados empresariales, ¿Qué previsiones maneja para el Ibex35?

Pienso que la bolsa española en concreto va a presentar unos buenos resultados, la economía está creciendo y no hay más que ver el dato de empleo y creo que la senda es claramente optimista. Si nos fijamos un poco en Estados Unidos el PMI manufacturero está a nivel de 60, el paro a niveles de 1969, la economía está creciendo a un ritmo muy importante y hay una enorme correlación entre la evolución de estos parámetros y la de los beneficios empresariales dentro de la bolsa norteamericana, por tanto muy probablemente las compañías norteamericanas batan expectativas un trimestre más y la economía repunte.

Todo apunta a que va ser una buena temporada de resultados allí y aquí.

¿Qué compañía cree que va a sorprender con sus cuentas?

Creo que lo van a hacer realmente bien las energéticas, Repsol al calor de la subida tan importante del precio del petróleo y que es una compañía muy bien gestionada. Por ejemplo, creo que Inditex es una compañía muy global y creo que también lo puede hacer muy bien, también con el sesgo defensivo de que en el hipotético caso de que la bolsa se paralice o se de la vuelta, es una compañía que tiene tal exposición internacional que prácticamente lo que pase en España es irrelevante para la empresa, por lo que es una compañía que tendría en cartera por si acaso.

Otra más del sector energético que en el IBEX35 están ganando mucho atractivo ¿Cuál es su análisis al respecto?

Reparten un buen dividendo y en el hipotético caso de que en Estados Unidos finalice el ciclo y se produzca una parada y caiga la bolsa norteamericana arrastrando otras bolsas, nos vamos a tener que ir a compañías que de alguna manera remuneren  y ahora mismo la remuneración que dan el sector energético es muy importante, en esos momentos invertir en bonos no tiene sentido porque la rentabilidad no bate a la inflación, pues empresas sólidas y solventes con buen dividendo y que tienen una situación de mercado muy beneficiosa siempre son interesantes.