Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, comenta la actualidad de los mercados y repasa los valores más importantes que han presentado sus resultados trimestrales.


Después de las elecciones francesas parece que el impulso alcista de los índices europeos se ha parado. ¿Lo ve como un punto de inflexión para retomar las subidas?

Es verdad que a lo que estábamos acostumbrados este año es a un movimiento de comprar con el rumor y comprar con la noticia dentro de esta euforia que recorre a los mercados. Y dentro de esta euforia parece que hemos tenido un comprar con el rumor y hubo un gap de apertura alcista, pero rápidamente nos dimos la vuelta. Tras las elecciones francesas nos hemos quedado sin catalizadores. Tenemos una temporada de resultados empresariales que ha ido muy bien en EEUU y extremadamente bien en Europa, pero que está llegando a su fin. Tenemos que los datos macroeconómicos no son capaces de aportar o soportar ellos solos al mercado. Tenemos que el componente político, transcurridas las elecciones francesas, lo que está pasando en EEUU con la destitución del jefe del FBI, no está habiendo mucha motivación. Vamos a ver qué ocurre finalmente con los programas anunciados por Trump. Hemos tenido unas declaraciones que me han sorprendido del secretario del comercio de EEUU diciendo que no iban a conseguir que la economía americana creciese al 3% este año porque no iban a llegar a tiempo para que esas políticas tuvieran lugar.

Luego tenemos los bancos centrales que tampoco me parece que ofrezcan demasiada incertidumbre. La FED subirá tipos y el BCE no va a hacer nada. Luego está el componente geopolítico que no acaba de preocupar demasiado a los inversores pero que está ahí: Corea del Norte, Siria, Brexit… Esas preocupaciones que en algún momento dado sí que nos han pasado factura en las bolsas. En definitiva, nos hemos quedado sin catalizadores en unas alturas muy sorprendentes con subidas del 19% en el Ibex y de doble dígito en las bolsas europeas. 

Creo que estamos cuanto menos a una consolidación. Sería la tercera de este año. Digo esto porque no me atrevería a decir corrección porque hemos visto que las bolsas son capaces de corregir. Pero me parece que hemos tocado unos máximos relativos que nos va a costar de momento un tiempo volver a sondear. Vamos a ver si esta consolidación es una consolidación o se convierte en una corrección. Yo creo que la frontera entre una y otra estaría en una caída de en torno a un 5%. Si caemos eso, estaríamos en algo que se parecería a una corrección.

En relación a los índices de Estados Unidos, el S&P 500 está sobre los 2.400 puntos. ¿Llegará la esperada corrección en las próximas fechas?

El tema de la volatilidad a mí me preocupa. Cuando la volatilidad está tan baja prácticamente solo puede subir y la volatilidad sube muy rápido. Baja muy poco a poco pero luego probablemente se incremente muy rápido. Los 2.400 puntos del S&P 500 son una super resistencia que también el índice es incapaz de franquear. En EEUU el que está más fuerte es el Nasdaq, también muy apoyado por sus resultados empresariales. Es el único índice que consigue batir máximos históricos prácticamente día tras día. Después del Ibex 35 es el mejor índice dentro de los índices de occidente. En este caso la misma receta para Wall Street que para Europa. Creo que Wall Street también está ahora en un proceso de consolidación. Vamos a ver si no se transforma en una corrección. En cualquier caso, si finalmente esto fuese una corrección y tuviésemos caídas del entorno al 5% a ambos lados del Atlántico me parece que podría ser una buena oportunidad para retomar posiciones porque es verdad que el fondo del mercado es muy bueno, el mejor en una década.

Los mercados también están pendientes del último repunte del petróleo. ¿Le ve más capacidad de subida desde los niveles actuales?

No ha cambiado gran cosa en el escenario del petróleo. De hecho, el petróleo es verdad que hace poco perdió los mínimos de diciembre. El que la OPEP recorte la producción no permite al petróleo establecer una estructura alcista, sino más bien consolidar un rango. Lo que estamos viendo en Estados Unidos es que el fracking se convierte cada vez en más eficiente y más abundante. El recorte de la producción de la OPEP no compensa el crecimiento de la producción de fracking y ahí el petróleo está completamente atrapado. Últimamente hemos conocido un dato de inventarios semanales que ha quedado por debajo de lo esperado y eso ha provocado una vuelta del petróleo Brent por encima de los 50 dólares. También se da por hecho que el recorte de la producción se va a prolongar al menos otros seis meses. Pero yo el petróleo lo sigo viendo completamente lateral en un rango más o menos amplio. El rango en el caso del Brent estaba entre los 53 y 57 dólares, esa franja de 4 dólares veníamos cotizando prácticamente seis meses. Los perdimos y ahora estamos cerca de 51. Me parece que entre 53 y 57 dólares es más o menos el precio objetivo del petróleo a medio plazo.

Por otra parte, sigue la cascada de resultados empresariales en España. Los últimos, los de Telefónica. ¿Cómo valora sus cuentas? ¿Le parece una acción interesante para tomar posiciones pese a que parece que han decepcionado a los inversores?

Telefónica, sus resultados están sentando fatal, con caídas muy importantes. Los resultados no han sido tan malos. Es verdad que tenemos un crecimiento de los beneficios ligeramente por debajo de lo esperado y un aumento de la deuda o una reducción de la deuda por debajo de lo esperado. Creo que la fuerte subida que acumula Telefónica este año ha provocado que los inversores se vuelvan más exigentes con los resultados. Es decir, que no les valga algo más o menos en línea con lo esperado sino que quieren sorpresas positivas. De ese mismo movimiento es víctima Apple e Inditex, que cotiza a niveles tan elevados que los inversores se han vuelto exigentes con sus resultados. Veo algo parecido con Telefónica con unas cuentas que no han sido malas, que han quedado más o menos en lo esperado y eso nos da también una idea de cuál es la situación de Telefónica. Para muchos inversores ha subido mucho y va a necesitar de nuevos catalizadores y sorpresas positivas para seguir subiendo. Si estamos ante una consolidación o una corrección es un valor que puede sufrir.

Además Sacyr presentó unas cuentas que sorprendieron positivamente. Desde entonces el valor sube un 10% y más de un 50% desde hace un año. ¿Cree que la compañía ha dejado lo peor atrás y que le queda más recorrido en los mercados?

Es una compañía que me parece bastante interesante la verdad. Es una compañía cíclica, muy volátil, hay que tener cierta exposición a ella. Una exposición moderada. Creo que los resultados han sido muy buenos. Me sorprende el movimiento tan brutal que ha tenido el valor, pero sí que han sido unos resultados que han sorprendido en lo positivo. A mí me parece una compañía interesante dentro de una cartera diversificada.