En España estamos en tasas interanuales negativas, aunque no creemos que estemos todavía en deflación. De momento está habiendo un ajuste de precios que consideramos sano aunque, si hubiera una amenaza de deflación, el BCE se vería obligado a actuar con algún programa de compra de activos. La mejor forma para cubrirnos sería invirtiendo en deuda española, ya que inflación está al 0% y el bono a 10 años nos da un 3%, por lo que el tipo real es un 3%, toda la rentabilidad.


En caso de que el BCE lleve a cabo medidas expansivas, el inversor europeo tendría una buena oportunidad en la renta variable europea, especialmente periférica, por el castigo que ha sufrido en los últimos años, y porque estos países son los que más necesitan un programa para activar la economía.

Observamos en Europa un repunte de los movimientos corporativos, debido a el ajuste de precios en las compañías y porque los stocks de liquidez en las empresas son amplios. Para beneficiarnos de estos movimientos, recomendamos la gama de fondos de Dexia.

Dentro de los fondos españoles que sobreponderan el blue chip español Telefónica nos gusta el Banco Madrid Ibérico Acciones. Hay que tener en cuenta que, cuando se toma una posición en Telefónica, se está tomando en gran parte del Ibex 35, debido al peso que tiene este valor en el selectivo.

Según los datos de Inverco, aumenta el flujo de capital de las familias españolas hacia los fondos, especialmente hacia fondos de rentabilidad objetivo, que hay que tener presente que no son fondos con rentabilidad garantizada y que no son de gestión activa, sino, pasiva. La razón del crecimiento del 30% viene explicada por la naturaleza conservadora del inversor medio español y por la limitación de rentabilidad de los depósitos bancarios en nuestro país.
En cuanto al funcionamiento, en el caso de los fondos de rentabilidad objetivo de renta fija abren un plazo de comercialización y, cuando lo cierran, se construye la cartera de bonos hasta vencimiento, por lo que se conoce el TAE final. En el caso de la renta variable, se compran los bonos y, con los cupones que se van recibiendo, se van tomando opciones sobre los índices de renta variable.
Nosotros no los recomendamos por varias razones:
- en el caso de renta variable, se necesitaría una sofisticación para conocer cómo funcionan las opciones sobre índices de renta variable
- no somos partidarios de la gestión pasiva
- estos fondos tienen ventanas de liquidez y, si queremos reembolsar fuera de dichas ventanas, tendremos comisiones
La rentabilidad se va fijando en función de la cartera que se va formando.