Hablamos con Francisco Coll, Analista Económico para el Foro Económico Mundial, de lo más destacado de la economía y los mercados estadounidenses

Vamos a comenzar con las previsiones de esta semana, que va a ser más corta de lo habitual en cuanto a la actividad de los mercados porque el 4 de julio, día de la independencia en Estados Unidos, Wall Street va a permanecer cerrado pero va a haber muchos datos de interés durante la semana, entre ellos estará el dato de desempleo del mes de junio que parece que se va a quedar en el 3,8%, también conoceremos el PMI manufacturero y no manufacturero, ¿Cómo espera que sean estos datos?

Esta semana aunque es más corta de lo habitual por la festividad del día de la independencia, sí que tenemos una semana agitada para los mercados ya que se conocerán los datos de la tasa de desempleo, que se pretende que esté en un 3,8%, es cierto que sigue siendo la misma que el registro anterior pero tenemos que darnos cuenta de que la tasa que teníamos a principio de año del 4,2% queda bastante lejos de los datos actuales, por lo tanto vemos un avance en la tasa de empleo de los Estados Unidos, que refleja un buen crecimiento del empleo y eso es bastante positivo.

Tenemos también los datos de PMI manufacturero y no manufacturero, que miden la actividad del sector servicio y el sector fabricación de los Estados Unidos, la cual es un poco más negativa, pero no obstante son superiores a los 50 puntos y siempre que esté por encima de ese nivel no podemos hablar de recesión económico, entonces podemos decir que al ser superior a 50 puntos son datos que no son realmente malos o negativos y auguran un progreso de la economía regular y que está bien, no va a haber un cambio realmente notable.

Otro dato que conoceremos esta semana es el de la balanza comercial, hemos visto como ha caído de los 46,2 en negativo a los 47, lo cual es un dato preocupante ya que para el presidente Trump este es el dato más importante a tener en cuenta para las tensiones comerciales que estamos viviendo últimamente con China y Estados Unidos, que es lo que realmente está perturbando los mercados financieros durante estas últimas semanas.

Vamos a hablar de la guerra comercial y de la situación de los mercados que han estado muy movidos, la semana pasada Wall Street tenía alzas y bajas, por ejemplo las tecnológicas al principio de la semana pasada no fueron muy bien y luego en positivo gracias al dato del PIB trimestral que se ha quedado en el 2% a pesar de estar 2 décimas por debajo de lo previsto.

Como dije la última vez que estuvimos aquí, el PIB trimestral es un dato que al fin y al cabo mide como está funcionando la economía a lo largo del año, esto no ha preocupado a los inversores puesto que las agencias de rating, como Standard and Poors han sacado datos de previsiones en los que se espera que la media de crecimiento del PIB en Estados Unidos acabe siendo de entorno al 3%, por lo tanto, el inversor ante estas previsiones está un poco más relajado y se sigue dejando  llevar por esas previsiones que dan estas agencias de rating, pero el tema de tecnológicas al final siempre tienen unas expectativas demasiado agresivas sobre cómo van a comportarse estas acciones. Últimamente hemos visto bastante agitación con el tema de las políticas de privacidad de datos con Mark Zuckerberg y la actuación que ha tenido que ha sido un poco irregular, hemos visto una continua guerra de Trump con Amazon que ha lastrado sus acciones y las dejó en puntos negativos y esto está poniendo nervioso al inversor, no obstante estamos hablando de incertidumbre que realmente hacen que esta bolsa se mantenga agitada y tenga sus índices de volatilidad de alzas y bajas como contaba. Creo que en el momento que el inversor vea que todo esto vuelve a la normalidad y a tener solución,  no olvidemos que estamos hablando de empresas que conforman el tejido empresarial del futuro y esto es lo que volverá a su estado normalizado y volverá a situarse tal cual y a conseguir seguir con su tendencia alcista.

En cuanto a la guerra comercial parece que europa ha dicho que va a toma represalias si Estados Unidos finalmente pone aranceles a los vehículos europeos, ¿Cómo está la situación?

Esto es obvio, porque el presidente Trump lo que no tenía en cuenta cuando hablo de crear una guerra comercial con China y con los socios que mantiene relaciones comerciales bilaterales, no tuvo en cuenta la actuación de estos, hablaba de imponer aranceles por corregir un déficit comercial que tenía y no pensó nunca en las represalias que podrían tener Europa o China ante empresas norteamericanas que poseen negocios fuera de las fronteras norteamericanas.

Al final estamos viendo una actuación por parte del resto de países obvia, una actuación de respuesta con el único fin de que Trump retroceda en sus políticas comerciales y vuelva a dejar el libre comercio tal cual estaba, básicamente porque a ningún país excepto a Norteamérica le interesa esta guerra comercial que lo único que va a hacer es lastrar la economía, dado que como hablábamos la última vez se prevé un crecimiento económico mundial del 3,9% que iba a ir muy sujeto al crecimiento del comercio internacional que se está viendo en peligro dada esta guerra comercial que no traerá ningún fin bueno para los países.

Una empresa de los Estados Unidos como es Harley Davidson ha dicho que se va de Estados Unidos y Trump ha dicho que les va a poner aranceles

Harley Davidson es una de las empresas más icónicas de Estados Unidos y es un caso que vamos a ver con más empresas a partir de ahora, las cuales poseen nicho de mercado fuera de los Estados Unidos, el caso de Harley es una empresa que está en todo el mundo y es una empresa que posee un 32% del sector fuera de los Estados Unidos, eso es un nicho de negocio importante dado que estamos hablando de una venta de motocicletas de 44.000 unidades, un número bastante abultado.

Lo que está ocurriendo es que estas empresas norteamericanas están realmente asustadas por el tema de los aranceles, por el tema de la guerra comercial, y están intentando crear esos planes de contingencia que le haga sortear o esquivar este tipo de aranceles que quieren aplicar y estas políticas que quieren aplicar al resto de países. Realmente estas empresas no tienen la culpa, están funcionando muy bien en el comercio internacional, están funcionando muy bien en este estado cada vez más globalizado y realmente lo que están buscando son planes de contingencia para poder sortearlo. El presidente Trump no se ha tomado muy bien esta política de Harley Davidson, pero es una política bastante obvia dado que según los cálculos que hizo la compañía y que traslado a sus accionistas en la junta de inversores, estábamos hablando de que estos aranceles iban a suponer un sobrecoste de 2.200 dólares en la fabricación de las motocicletas y en el coste de venta final, con lo cual la empresa no se podía permitir esos costes y están haciendo sus planes de contingencia para ponerle solución a esta guerra comercial.

Hablabas antes de que las agencias de calificación crediticia, hay algunas que piensan que no puede haber un impacto muy significativo a corto plazo porque ha dado una nota muy buena a Estados Unidos.

Hemos visto como S&P ha dado un rating crediticio a Estados Unidos con un moderado impacto en la economía a corto plazo, yo pienso que la economía a corto plazo últimamente con lo que vivimos y con el avance que hay en el mundo estamos hablando de un año o poco más, porque hoy en día un largo plazo no podemos decir que es un horizonte temporal superior a 5 años con los cambios que hay. Hemos visto un rating positivo porque al final hay bastante optimismo en el mundo a que se ponga fin a esta guerra comercial. El otro día Trump soltó un guiño a Harley Davidson cuando le dijo que no entrase en pánico porque no iba a tener que asumir estos aranceles, por lo tanto yo creo que estas agencias de rating crediticio están teniendo bastante optimismo sobre esta guerra comercial y pretenden que Trump no inicie esa política de aranceles que iniciaría esta guerra que no va a traer ningún fin bueno a ningún país, aquí no va a haber ganador.

Hemos visto un rating crediticio positivo por ese optimismo pero el caso de que hubiese una guerra comercial, el impacto como hemos visto en varios estudios que han hecho diferentes universidades lastraría el crecimiento de la economía norteamericana que se prevé en un 3%, y adelantaría esa recesión económico que todo el mundo está esperando de los Estados Unidos.

Antes de terminar quería preguntarte sobre el Bitcoin, la criptomoneda, ¿Qué está pasando?

La verdad es que es algo que me ha causado bastante impacto porque yo he escrito bastantes artículos para El Economista y Forbes sobre el bitcoin. Al final estamos viendo que es una moneda que desde que inició su andadura en el mundo de la divisa de curso legal, no ha tenido muy buen encaje, hemos visto a personalidades como Bill Gates hablar del bitcoin como veneno de rata literalmente o a personalidades de la inversión como el director de GP Morgan decir que el Bitcoin es un activo bastante tóxico.

Estamos viendo que el Bitcoin el uso que se le está dando es bastante fraudulento, ya que se ha detenido a bastantes personas por blanquear dinero del narcotráfico y esto es un grave problema dado que la economía sumergida supone un problema para la economía general. Estamos viendo un bitcoin hundiéndose por ese uso fraudulento para el blanqueo de capitales o ante la vulnerabilidad que tiene el bitcoin es lo que más está dañándolo porque está sufriendo un hackeo constante y había economistas en España que hablaban del bitcoin como un activo refugio ante posibles devaluaciones de las divisas etc. y ya hemos visto que de activo refugio no tiene nada porque estamos hablando de una volatilidad inmensa, en 2017 rozaba los 20.000 dólares y ahora está en los 5.700 es un activo excesivamente volátil y esto preocupa a los inversores que están dentro del bitcoin.

Hablar del fin del bitcoin ahora mismo es un poco precipitado, porque es algo que está en fase de prueba, pero de seguir así con ese uso y cayendo como está y recibiendo esos continuos hackeos creo que o se le aplica una regulación que lo salve y que mantenga un poco esa seguridad para el inversor, o va  a ser un activo bastante polémico para el mundo y que a mi me da miedo entrar en un activo con una volatilidad tan inmensa, una vulnerabilidad tan alta y que el único uso que se le está dando es para acciones fraudulenta. Yo a un inversor medio si quiere conservar su capital no le aconsejaría que invirtiese en bitcoin porque la volatilidad puede conllevarle pérdidas increíbles.