Hablamos con Kevin Thozet, especialista de producto de Rothschild Asset Management, sobre la situación actual de los mercados marcada por la incertidumbre política, la debilidad del sector bancario y el bono estadounidense a diez años.

En un momento de volatilidad e incertidumbre como el actual. ¿Dónde cree que es interesante invertir más allá de los activos refugio como el oro, el dólar o el yen?

De hecho, el entorno actual está más ligado a la incertidumbre política que a la degradación de los fundamentales y por eso vemos bastante valor en algunos activos que hasta ahora tenía unas valoraciones exigentes, que estaban caras. Es el caso de la deuda periférica, por ejemplo. También es el caso del crédito high yield,  que nos está ofreciendo una oportunidad dado el aumento de los diferenciales al que hemos asistido.

¿Le preocupa la situación política italiana con propuestas en favor de la salida del euro?

La situación política italiana es una fuente de volatilidad que probablemente continuará en los próximos meses, probablemente hasta que tengamos nuevas elecciones en Italia. Una vez dicho esto, no creemos en una salida de Italia de la Unión Europea. Si vemos un aumento del escepticismo frente a la Eurozona en Italia, las encuestas siguen siendo ampliamente favorables al euro en la región.

¿Y la situación en España?

Esto también traerá volatilidad a partir de ahora, aunque no estamos tan asustados. De hecho, el movimiento que hemos visto en los diferenciales proporcionará probablemente una oportunidad atractiva para añadir posiciones debido a la fortaleza de los fundamentales de la economía española.

En la bolsa española a los bancos le está pesando mucho su exposición a la deuda soberana de Italia. ¿Su rentabilidad invita a la prudencia o la ve interesante?

De hecho, nos mantenemos expuestos en el conjunto del sector bancario ya que en nuestra cartera de renta fija alrededor de un 10% está asignado a este segmento. Tras los últimos movimientos no hemos decidido incrementar nuestra exposición a este segmento del mercado por la gran incertidumbre y la alta volatilidad y el peso de los activos de renta fija italianos en el sector bancario.

¿La caída que estamos viendo en el euro cree que es interesante para la bolsa alemana?

En términos de oportunidades, claramente los movimientos que hemos visto en los mercados de renta variable, y en el mercado de renta variable europea –también es la situación de Japón, están principalmente vinculados a los movimientos en las divisas. De hecho, si miramos a la última temporada de publicación de resultados, Estados Unidos ha tenido una temporada de beneficios muy fuerte: ha experimentado una subida del 7% en la parte alta de la cuenta de resultados, un crecimiento de más del 20% en las expectativas de beneficio por acción. En la eurozona ha sido un porcentaje más bajo y aun así la renta variable europea lo ha hecho mejor en bolsa. En este contexto hemos tomado algún beneficio y hemos comenzado a reducir nuestra recomendación sobre la bolsa europea desde “sobreponderar fuertemente”.

¿Cree que es momento de comprar renta fija de Estados Unidos por el 3% que marca el bono a diez años?

Sí, claramente los movimientos de los tipos en Estados Unidos han sido muy fuertes y la rentabilidad del 3% para el bono a 10 años proporciona una buena oportunidad para invertir en ese mercado. De hecho, la rentabilidad al 3% proporciona espacio para que los retornos caigan en caso de un entorno de huida del riesgo tal y como estamos viendo en estos momentos. No es tanto el caso de los activos seguros europeos, como los bonos soberanos de los países core dado que los bajos niveles dan mucho más espacio para un movimiento para dar sus frutos en un movimiento de huida del riesgo.