Pablo Nortes, analista de fondos de Tressis SV, analiza la amplación de capital de Banco Santander y las perspectivas de los fondos de inversión de renta variable española, así como las oportunidades de beneficiarnos de la caída del euro a través de fondos.

¿Creen que realmente Banco Santander necesitaba llevar a cabo esta ampliación de capital para reforzar sus ratios?
Esta ampliación tiene dos pilares:
- Por un lado se trata de una ampliación de capital de 7.500 millones de forma acelerada entre inversores mayoristas con un fuerte descuento.
- Por otro lado, se reduce el dividendo de 0,6 a 0,2 euros y también se cambia el pago, deja de ser íntegramente en scrip dividend para pasar a tres pagos en efectivo y uno en scrip dividend

Los objetivos de estas dos operaciones, que se han anunciado a través de una, son mejorar los ratios, que si bien es cierto que tras los tests de estrés se vieron que eran unos ratios buenos comparados con el resto de la banca, los analistas habían pedido que se reforzara consecuentemente con el tamaño de la entidad.

Por otro lado también se busca crecimiento orgánico para el medio y largo plazo mejorando el negocio de la entidad. Es cierto que oficialmente no está destinada la ampliación para alguna adquisición, pero tenemos por ejemplo los llamamientos de Monte di Paschi di Siena para una fusión. Una compra entraría en los planes de medio y largo plazo entrarían dentro de los planes de Santander.

Se rumorea sobre una posible adquisición de Monte di Paschi di Siena por Santander pero, ¿le interesa el mercado italiano a Santander?
Realmente los mercados en los que está presente Santander son muy atractivos, tanto por la parte de Latinoamérica, como reino Unido. Monte di Paschi di Siena podría ser una opción de compra, pero valorando su negocio a medio y largo plazo.

¿Qué le recomendaría a un inversor particular que esté invertido en Santander directamente o a través de fondos?
La colocación se ha realizado sin el derecho de suscripción preferente, por lo que en el corto plazo puede ser doloroso por la dilución, que se baraja que pueda ser del 2,5% para este 2015, como por el hecho de la reducción de la rentabilidad por dividendo. En cambio, en el medio y largo plazo, la operación hace que sea una entidad más fuerte y que tenga mejores perspectivas de negocio.

Se dice que otras entidades bancarias podrían realizar más ampliaciones de capital, ¿creen que podríamos asistir a una avalancha de ampliaciones?
No creemos que esto conlleve que los bancos europeos amplíen capital de forma generalizada. Además, el Supervisor Único Bancario acaba de asumir su papel y quedan muchos criterios por pulir. Se pide a los bancos que sean entidades rentables, pero que asuman más riesgo por prestar más.

Los fondos de renta variable española no lo hicieron bien en 2014, ¿remontarán en 2015?
A nivel europeo ha habido muchas divergencias en la renta variable europea por las propias divergencias entre sectores. Por ejemplo, sectores más seguros, como salud y telecos tenían unas valoraciones más ajustadas. En cambio, los bancos, que son los que más capitalizan en el índice, han sido los más volátiles y muchos gestores estaban infra ponderados en el sector financiero para reducir la volatilidad de sus fondos, lo que ha llevado a que muchos fondos no hayan superado al índice. Pero con vistas a que el BCE pueda actuar y teniendo en cuenta los buenos resultados de los test de estrés a la banca, creemos que 2015 puede ser un mejor año.

¿Cómo podemos beneficiarnos de la caída del euro frente al dólar a través de fondos?
A través de un fondo monetarios denominado en dólares, aunque estamos sujetos a la volatilidad del par. O a través de fondos de renta variable norteamericana, global o incluso emergente que invierten en dólares y sin cubrir la divisa.

En este sentido, tenemos fondos como el Robeco US Large Cap y el M&G Emerging Markets.