SESIÓN ANTERIOR Nuevas caídas en las bolsas europeas en una jornada que sirvió de cierre para una semana en la que los resultados empresariales y los temores en el mercado hipotecario en EE.UU marcaron el comportamiento de la renta variable. En el Ibex 35, las mayores revalorizaciones fueron para ENG (+1,0%) y el sector media encabezado por A3TV (+0,4%) y TL5 (+0,2%). El resto de valores del índice cerraron en negativo destacando las caídas de IBLA (-5,5%) influenciada por el profit warning anunciado por Vueling, que se dejó un –30,4%. Le siguieron las constructoras FCC (-2,8%) y ANA (-2,5%). En el Euro Stoxx 50, ningún valor logró cerrar con ganancias por lo que las ventas fueron la tónica dominante. Destacaron Lafarge (-4,1%), Alcatel (-3,5%), Allied Irish Banks (-2,9%), Total (- 2,4%) a la que un banco de inversión rebajó recomendación y Basf (-2,2%). Los datos que conocimos de la economía estadounidense, a pesar de ser bastante peores de lo esperado, no tuvieron una gran incidencia de manera inmediata en los diferenciales, salvo en la banca americana, que tuvo el peor comportamiento de todos los sectores, sin mostrar la ligera mejoría que los índices mostraban. IKB volvió a estar muy castigado en sus cotizaciones. La curva de bonos del Estado sí experimentó importantes ganancias (4-7 pbs), recogidas en mayor medida por el largo plazo. S&P empeora la perspectiva de BS (A+, A-1; Neg) y Fitch mejora la de Bristol Myers (A+, F1; Est). Moody´s empeora la perspectiva de P&G (Aa3, P-1; Neg). PREVISIONES PARA EL DIA Para hoy se esperan muy escasos datos macroeconómicos, tan sólo la producción industrial británica de junio y los pedidos de fábrica alemanes del mismo mes. Ninguno de ellos tiene entidad como para provocar movimientos de mercado significativos. El resto de la semana sigue la misma tónica típicamente vacacional en cuanto a publicaciones macro, ya que sólo se registrarán datos relevantes el martes, con la productividad americana del segundo trimestre y el anuncio de tipos de la Fed. Aparte, sólo cabría destacar la producción industrial alemana de julio, el informe de inflación del segundo trimestre en el Reino Unido y los inventario al por mayor en EE.UU. (miércoles), el Informe Mensual del BCE (jueves) y los precios de importación de EE.UU. (viernes). En cuanto a comparecencias previstas, igualmente son escasas. De la Fed, aparte del anuncio de tipos, sólo se espera que hable Stern (miércoles y jueves), mientras que no se esperan declaraciones del BCE. La apertura es claramente bajista en rentabilidades, siguiendo de lejos al mercado americano, que reaccionó tarde a los malos datos conocidos el viernes pasado. Esta semana no tenemos ni vencimientos ni emisiones de Deuda Pública en la eurozona. El mercado secundario en deuda corporativa también está bajo mínimos. Por todo ello, la atención volverá a centrarse en la evolución de la economía estadounidense y, en mayor medida, de los índices de crédito.