El chavismo ha llevado la destrucción a un país de grandes riquezas, que se está quedando sin gente, y genera grandes problemas a otras economías como Colombia y Perú. En cuanto a las previsiones en Wall Street, tras las jornadas negras de la semana pasada, se esperan rebotes en los principales selectivos tras las cuentas de los bancos.

La semana pasada vimos caídas en los principales índices de Wall Street ¿Se mantendrán los rebotes con los que finalmente cerraron los mercados el viernes?

Vivimos dos días realmente terribles en el movimiento bursátil en EEUU.  Caídas que no se veían desde hace mucho tiempo y los expertos creen que se debe a las fricciones por los aranceles a las importaciones chinas además del incremento a las tasas de interés.

Gracias a JP Morgan y los bancos ayudaron mucho a que los mercados rebotaran.

A pesar de los roces y desequilibrios la economía de EEUU se mantiene fuerte. No va a sucumbir. Es estable y la inflación está controlada.

Creo que puede repuntar pero en el mundo de las finanzas nunca se sabe.

En cuanto a la inflación, se publicó el IPC de septiembre (2,2%) y el anualizado (3%) por debajo de las expectativas…

Es un poco descabellado decir que Jerome Powell, el Pte. de la Reserva Federal, está loco por llevar a esos niveles la inflación, como ha hecho Donald Trump.

Las tasas de intereses se suscitan porque hay escasez de dinero. Si se corta el suministro no hay dinero suficiente para surtir a los bancos. Esto ha llevado al problema de la semana pasada. Esos días negros en la Bolsa de Valores.

Pero no sólo eso. También la fricción de los aranceles con China.

China está reduciendo drásticamente sus importaciones de petróleo estadounidense, y eso que no está en la lista de aranceles. Hay otras empresas implicadas.

Es que China le puede comprar el petróleo a Rusia. Es más,  EEUU compra mucho más a China que al contrario.

Por ejemplo, en la industria automotriz hay tres grandes marcas que están retirando su fabricación desde China: Cadillac, Volvo y Buick. Además de Ford, que ha decidido parar definitivamente la producción de su último modelo, del Cross Over.

Por fin se llegó al acuerdo comercial de Norteamérica. ¿Qué gana o pierde Canadá?

Realmente los cambios no han sido sustanciales. Sí, hay aranceles que se van a agravar a ciertos productos, pero en realidad a EEUU no le conviene gravar aranceles tan altos. En este tratado o cualquier otro país. Porque mientras EEUU provea de trabajo a estos países se genera un problema socioeconómico tremendo para EEUU por la inmigración ilegal, especialmente con México.

Si se implanta una política económica en la que los aranceles no sean tan altos y además se provea de trabajo, no solamente va a ayudar a sus económicas sino que se evita también la inmigración ilegal.

También hemos conocido la reducción de las estimaciones de crecimiento global en dos décimas por parte del Fondo Monetario Internacional…

A pesar de la reducción es halagador porque hay crecimiento, no estancamiento. El global es de un 3.6%, en las economías emergentes un 4.8% y para las economías más avanzadas en 1.5%.

Aunque el crecimiento no sea mucho para algunas economías como EEUU, hay que ser positivos y ver que es notorio para otros países.

¿Cómo analiza la situación de Venezuela?

Es un infierno que termina de arder y convertirse en cenizas y el aumento de la emigración está causando muchos problemas a otras economías emergentes como a Colombia, Ecuador o Perú dónde estamos teniendo muchos problemas para albergarlos.

Venezuela se está quedando sin gente. Mucho depende de la Administración. El Chavismo ha traído la destrucción total a Venezuela.

El FMI predice una inflación en Venezuela del 10 millones por ciento…

¡Qué Dios los coja confesados!