José Eulalio Poza, CEO de Ibercom, analiza la situación de la compañía y sus perspectivas de futuro en el marco del 10º encuentro Medcap.

¿Cómo está yendo el año 2014?
Muy bien, estamos cumpliendo objetivos del Plan de Negocio y, además, hay que sumarle las adquisiciones en las que estamos inmersos, por lo que esperamos un año espectacular.

Por el momento, permanecen sólo en España. ¿Cuál es su presencia en el país?
Ibercom estaba centrado en España pero, con las operaciones corporativas, se va a mover el mapa de negocio, basculándose sobre todo a la parte de Madrid.

¿Cuál es su nicho de mercado?
Esto es una trayectoria de fases. Nuestro nicho inicial era el mercado de empresas, Madrid, Barcelona y zona norte, y vamos a empresas con mucho valor añadido, con cuotas del 20% y con gama de servicios completa. A principios del año pasado nos fijamos un nuevo objetivo, todo el mercado. Nuestro mercado eran 8.000 millones y el actual potencial es del 24.000 millones y, si antes dábamos un servicio focalizado en empresas, ahora es universal, ir a residencial y empresas. Para dar este paso hemos llegado a un acuerdo con MasMovil, que llevará la parte residencial. Convertiremos a este operador de telefonía móvil en un operador y comenzará a dar ofertas para el residencial. Estamos en plena transformación.
¿Quién diría que es su competidor directo?
Al cambiar de mercado nuestros competidores han cambiado, ahora son los grandes, mientras que antes sólo era a sus delegaciones territoriales. Para competir con una facturación de 70 millones de euros y un Ebitda de 5. Actualmente somos el séptimo operador del país. Además, teniendo en cuenta que en nuestro mercado están habiendo operaciones corporativas, aspiramos a ver si tenemos posibilidades de ponernos en una posición 15.

¿Se plantean ‘ser comprados’?
Nosotros estamos comprando y no es ser vendidos, todo lo contrario. No obstante, la realidad te pone en tu sitio y, escucharíamos ofertas.

¿Cómo valora el paso de Ibercom por el MAB?
Nuestro valor es uno de los que más se han revalorizado. Nuestra acción desde mínimos puede haber crecido un 200%, pero es que la compñía también ha pasado de 9 millones a 70. Si la acción se ha multiplicado por 2 ó 3, pero la empresas por 8 ó 9, seguimos siendo una buena oportunidad.