Luis Martín, director de ventas para España y Portugal de BMO, apunta que este 2017 ha sido espectacular para la renta variable, pero añade que hay que estar prevenido por la baja volatilidad en los mercados desde hace tres años.

Como decíamos los índices mundiales han terminado con revalorizaciones este 2017, salvo la bolsa de Arabia Saudí. ¿Qué espera de 2018?

Es que este 2017 ha sido espectacular, todos los mercados han subido, salvo Arabia Saudí y Pakistán, pero el resto sí. Habrá que ir a la hemeroteca para ver cuando ocurrió esto, creo que es muy raro, muy insólito que en un año en el que han pasado tantas cosas todos los mercados hayan subido. Pero además de eso vemos que la macroeconomía ha acompañado, ha sido un año fantástico desde ese punto de vista, con crecimiento sincronizado tanto en el mundo emergente como desarrollado. De cara a 2018 vemos que la tendencia macro continuará, por lo menos en los primeros meses del año, a final de año ya veremos que pasa con las políticas monetarias. Creemos que EEUU crecerá y más aún con el programa fiscal de Donald Trump, Europa crecerá incluso más que EEUU, con España liderando ese crecimiento y Japón también crecerá como los países emergentes. A nivel de bolsa será un buen año, aunque creemos que con revalorizaciones más modestas que en 2017. Los mercados corrieron mucho el año pasado, tenemos valoraciones un poco ajustadas en muchos mercados

Muchos analistas apuntan que hay demasiada complacencia en el mercado y que Wall Street está cercano a la formación de un techo, ¿cómo lo ven desde BMO?

La manera de medir la complacencia es la volatilidad, y la volatilidad en renta variable lleva en mínimos casi tres años, salvo en algún momento puntual. Eso es algo insólito y muy raro, por lo que hay que estar con las alarmas encendidas porque no es normal que la renta variable tenga una volatilidad por debajo del 10%. Estados Unidos ha subido muchísimo y nos ha dado una lección a todos, porque el consenso apuntaba que Europa lo iba a hacer mejor que EEUU, como lo que se dijo el año anterior, pero una vez más EEUU ha sido el ganador de este duelo. Este 2018 pensamos que por fin será el año de Europa, porque EEUU lleva creciendo desde 2009 de manera consecutiva, está en una parte más avanzada del ciclo, tiene una tasa de desempleo del 4,1% y en Europa está por encima del 8% y a nivel empresarial los márgenes están más ajustado en EEUU que en Europa. En EEUU hay que estar, porque hay que estar, pero creemos que está más caro que Europa y tiene menos potencial que el Viejo Continente.  

Bank of Montreal Global Asset Management está muy volcado con los fondos de países emergentes. ¿Qué países les gustan más para invertir en el medio plazo?

En esto hemos acertado, llevamos más de un año hablando de emergentes y es lo que más ha sorprendido en 2017 contra todo pronóstico, sobre todo después de la victoria de Donald Trump. Cuando ganó Trump se dijo que sus políticas proteccionistas iban a afectar más a los emergentes y claramente no ha sido el caso, de hecho emergentes subió un 35% de media. En emergentes más que por países, porque es muy complicado invertir por países en emergentes, yo diría que hay que apostar por temáticas. Hay tres tendencias que van a ocurrir si o si, le pese a quien le pese: la tendencia demográfica, más de 700 millones de personas se incorporarán al mercado laboral en los próximos 15 años; la urbanización, la emigración del campo a la ciudad, eso supone más consumo, más productividad y renta y la tercera tendencia es la convergencia tecnológica, por ejemplo lo que hace que mucha gente que no tiene móvil pase a tener un smartphone. Vemos que hay países más preparados para esto como India, Indonesia o Filipinas, economías donde el consumo doméstico es más importante que el sector exterior.

Vemos que las economías de Brasil y Rusia se recuperan después de unos ejercicios de recesión económica. ¿Sería momento de exponerse a estos países?

Si pensamos en Brasil y en Rusia como países emergentes que se beneficiarán de estas tendencias la respuesta es no. Porque la demografía, la urbanización y la convergencia tecnológica es muy diferente en Brasil y Rusia que en India, Indonesia, Filipinas y Bangladesh... donde hay muchas más oportunidades allí. De hecho, la bolsas de Rusia y de Brasil no reflejan la economía de esos países, porque están muy expuestas a las materias primas, al petróleo, gas… Si lo que buscamos es una recuperación de las materias primas sí, Rusia y Brasil claramente saldrán fortalecidas. Si lo que buscamos es una recuperación de las economías emergentes, Rusia y Brasil podrán subir o no, pero ese no es el motivo. En nuestro fondo tenemos muy poco en Brasil y en Rusia hemos aumentado el peso, pero porque hemos comprado acciones de una cadena de supermercados, Magnit, que sí refleja este aumento del consumo.

Este 2018 tenemos elecciones en México, Brasil o Colombia. ¿Qué riesgos ven para los mercado este año? ¿Ven el riesgo político como algo importante para sus fondos?

El riesgo geopolítico siempre está, siempre ha estado y siempre estará. Más allá de las elecciones que has mencionado, el riesgo político está en EEUU, porque el mandato de Donald Trump no está exento de polémicas. También habrá que ver que pasa con Corea del Norte, la tensión con Corea del Sur está relajándose, y los vamos a ver desfilar juntos en los JJOO de Invierno, algo que no estamos acostumbrados a ver. En Europa tenemos riesgos políticos que están más mitigados, parece que en Alemania se va a poder formar una coalición solvente, en Italia parece que las reformas electorales darán lugar a un gobierno más estable y en España también tenemos lo nuestro. Adicionalmente tenemos que añadir los riesgos por las políticas monetarias, este año va a haber retiradas de estímulos importantes tanto del BCE como de la Reserva Federal.