Liz Amaya, Distribución y Ventas de ETF Securities, repasa la situación global de los mercados y en especial de las materias primas. 
 
La incertidumbre llega de la mano de Donald Trump en el sentido de que pueda aplicar sus políticas. ¿Piensa que se ha descontado un exceso de optimismo?

Sí, claro. Hemos visto lo que ha pasado en estos meses que todas las leyes que ha tratado de poner en marcha Trump no han sido aprobadas ni por el partido republicano. A los republicanos no les gusta lo que está haciendo, entonces el optimismo está descendiendo rápidamente y no sabemos qué puede pasar con Trump. Lo están investigando todo el tiempo. Entonces sí, el optimismo ha bajado.

Por otro lado tenemos a la Reserva Federal por un lado subiendo tipos de interés mientras en el BCE aún se sigue inyectando liquidez al mercado. ¿Esto cómo puede afectar al mercado y a las materias primas que se pueden ver afectadas por un dólar más fuerte?

Lo que vemos ahora es una volatilidad en las divisas que es grande. Y la vamos a seguir viendo. Los diferentes mercados no saben el escenario que vamos a tener. El dólar está bajando, la libra está bajando, el euro sube. Ahora vamos a ver una volatilidad que no hay una seguridad en lo que pasará. Entonces, si uno piensa que el euro va a subir, sí. Con la liquidez que tenemos en este momento en Europa se va a tener que llegar a un parón entonces vamos a ver que las cosas van a cambiar. Tenemos de 18 meses a dos años de una volatilidad muy grande en las divisas. Especialmente en el euro, en el dólar y en la libra con lo que ha pasado en el Brexit.

De hecho quería hablar de la activación del artículo 50 por parte del Reino Unido para ejecutar el Brexit de manera oficial. ¿Cómo va a afectar esto al mercado? Porque ahora vienen las negociaciones…

La realidad de lo que va a pasar es que hay que fijarse en el 2002, que es la primera vez que hubo otro país que salió de la Unión Europea, que fue Groenlandia. Era una salida fácil y aun así les llevó tres años de negociación para llegar a un acuerdo de comercialización de la pesca. Al final del todo salieron con lo mismo. Ahora tenemos 27 países diferentes que tienen que decidir si están contentos con las exigencias del Reino Unido y eso va a llevar  mucho más de dos años. Vamos a ir viendo. Hasta ahora el precio de la libra ya había descontado lo que iba a pasar. Pero vamos a seguir viendo que las cosas van a cambiar, May quiere que todo sea justo para el Reino Unido. Pienso que va a llevar algo más de dos años y más de tres años. Hasta que los 27 países digan: “sí, estamos contentos con esto”, pasará tiempo.

Quería también hablar del petróleo, sobre todo después de las últimas caídas que hemos visto. ¿Cuál es la visión que tienen ustedes para el crudo?

Pensamos que el petróleo no tiene mucho recorrido para subir. No va a subir mucho. La razón es que pones en competencia a Estados Unidos, que tienen los pozos de shale oil que los pueden abrir en un mes o dos semanas, entonces van a seguir. Si hay un déficit ponen el fracking a funcionar. Lo que estamos viendo es que hay una caída. Pero la realidad es que el valor del petróleo desde nuestro punto de visa no va a subir más de los 55 dólares el barril. Esa es la realidad. Mucha gente dice que va a seguir bajando y lo veremos bajar un poco más todavía pensamos, pero que suba muchísimo, no lo vemos.

El oro también está sobre la mesa. ¿Qué visión tienen para el metal dorado en este momento?

Para el metal dorado lo que vamos a ver es que la volatilidad que estamos viendo con las diferencias políticas, con la llegada de Trump o el Brexit, las elecciones de Francia o Alemania, es que el oro vaya a seguir subiendo. Pero no va a subir radicalmente tampoco. Pensamos que ahora llegue a los 1.300 dólares la onza a mediados de junio o julio y va a volver a bajar. Cuando las cosas se pongan un poco más estables vamos a ver que bajará otra vez a los 1.250 como está ahora. Pero siempre cuando hay mucha volatilidad en la política la gente quiere poner dinero en activos refugio. Por ejemplo hemos visto una de las mayores inversiones en nuestros productos de oro. Entraron 24 millones solamente en un día.

Otra commodity que también ha tenido un comportamiento realmente alcista es la plata. Sobre todo motivadas por la demanda de placas fotovoltaicas. ¿Le ve más recorrido alcista a la plata?

No mucho. Lo que pasa con la plata es que está correlacionada con el oro. Entonces si el oro va a subir no mucho, la plata subirá también un poco, pero la plata sigue al oro. Entonces ya hemos visto que ha subido mucho. Y ahora creo que está consolidándose para estabilizarse.

Por último, con el cambio de rumbo de los países emergentes quería preguntarle por los metales industriales. ¿Consideran que sigue siendo la principal oportunidad para este 2017 desde el punto de vista alcista?

Sí, definitivamente. Hemos visto que el cobre ha subido mucho por ejemplo, aunque ha vuelto a bajar un poco. Siempre la oportunidad es muy grande para los metales industriales porque hay mucha demanda y vamos a seguir viendo ese tipo de demanda especialmente en los países emergentes.