2008 y 2009 han sido años difíciles para la economía aunque, como asegura José Moreno Codina, managing consultant de Tower Watson en España, el sector asegurador no ha sido el más dañado de todos. ¿El motivo? Que el negocio trabaja a largo plazo por lo que es bastante resistente.

En lo que respecta a los seguros que no son de vida (seguro del automóvil, hogar, etc), “se produce una situación curiosa”, explica José Moreno Codina, managing consultant de Tower Watson en España. Por una parte, “hay menos automóviles, matriculaciones, aunque ahora parece que repunta en los últimos meses – ha aumentado cerca de un 60% respecto al mismo periodo del año anterior-, pero al haber mismos número de automóviles, las compañías están luchando por mantener su cuota de mercado y es donde se ha producido cierta laminación de márgenes”. En lo que respecta al seguro del hogar, Moreno reconoce que “al disminuir el número de hipotecas, el número de nuevas viviendas, se produce algo parecido que en el sector del automóvil”. No obstante -continúa- “al haber una crisis económica, la gente circula menos por lo que ha hay menos número de siniestros”. “Es por ello que existe un equilibrio, donde casi se compensan, aunque el resultado sigue siendo ligeramente negativo”, apuntan desde Tower Watson.

Pero ¿cuál es el escenario del sector asegurador de cara a 2010? Como reconoce Moreno, “todo el sector de seguros sigue siendo muy importante y se mantiene en sus constantes vitales muy bien”. Pero en época de paro y recesión, ¿cómo influye la tasa de morosidad? Desde Tower Watson explican que “hay más anulaciones de recibos porque si no se paga y es contrato anual, la compañía acaba anulando el contrato”. Pero esta situación no debe considerarse dramática, considera Moreno, quien destaca que “quizá se note más en el seguro de las empresas que particulares”. En el hogar -continúa- “la gente tienen a dos cosas: primero a reducir la cobertura y tiende a, si hay siniestros, a reclamar más ya que va más apurado de dinero”.

¿Reformas en el sector? Solvencia II como solución

El sector asegurador necesita reformas y desde la Unión Europea lanzan Solvencia II. Un plan para controlar y medir los riesgos de las compañías. “Si una compañía es muy conservadora tendrá un capital relacionado con este riesgo asumido. Si por el contrario se trata de una empresa que hace cosas muy novedosas, probablemente el capital va a ser más alto”, afirma. Y ello es lo que hace Solvencia: “ajustar el capital necesario no en base al volumen de facturación sino al riesgo”.

No obstante, Solvencia II propone medidas que requieren de una inversión añadida. Una inversión que, como comenta Moreno, se centra en especial sobre el control de riesgos y en personal”. Pero más que una inversión en sí, desde Tower Watson creen que contribuye a “un esfuerzo de adaptación”. “Es todo un camino, un cambio de filosofía que nos tiene que llevar a mejor para evitar problemas que de otra manera podrían causar muchos más costes”, señala.

Medir los riesgos es precisamente lo que valoran los clientes y más cuando están en juego sus ahorros. “Si todos los productos y los movimientos de la compañía se hacen midiendo los riesgos, el consumidor lo sabrá premiar”, asegura Moreno.

 



“Controlar los riesgos y centrarse en nichos de mercado que se dominen puede evitar defunciones en el sector”

En medio de un escenario económico aún complicado ¿habrá una concentración del sector? Moreno recuerda que “llevamos muchos años hablando de la concentración en el sector y lo ha habido”. No obstante, pese a las fusiones que se puedan producir, cabe destacar que se están dando “nuevos entrantes”, no es un sector estático mundialmente y del mismo modo es un sector muy internacional”. “Hay concentración pero también hay nuevos entrantes”, explica.

“En España se va a concentrar el sector pero del mismo modo es cambiante, no estático”. Pero ¿qué compañías podrían ser las candidatas para salir del sector? De forma contraria a lo que se está produciendo en otros mercados, la salida o desaparición de compañías no tiene que ver necesariamente con el tamaño. “Es más una cuestión de que la base de capital y las personas que están al frente sean capaces de gestionar los riesgos”. Como ejemplo, Moreno recuerda “cómo hemos visto que la mayor aseguradora del mundo, AIG, no ha sobrevivido al primer enviste de la crisis mientras que algunas mutuas están manteniendo el tipo. En definitiva, “no hay correlación entre tamaño y longevidad de una institución”.

Centrarse en nichos evitará que haya defunciones en el sector. “Si las entidades se centran en aquello que saben hacer y tienen el capital necesario para llevarlas a cabo no tendrán un problema y evitará que haya defunciones en el sector”, explica.

La crisis genera nuevos productos

En tiempos de crisis desde Tower Watson reconocen que “hay productos de protección de pagos que cubren ciertos periodos de paro o de incapacidad laboral, hay productos que permiten pagar la prima durante más tiempo, otros más enfocados al conjunto del cliente con lo cual pueden beneficiarse de todas las pólizas; cada vez hay más productos enfocados en sectores específicos como el agrícola”. “Cada vez más se el intenta ayudar al cliente en momentos complicados”. Y es que, “el cliente es ahora más exigente que hace algunos años, si no está contento y no ve valor en la aseguradora, el producto deja de ser atractivo”. Como bien recuerda Moreno, “hay historias de éxito en el boca a boca pues tradicionalmente el sector tenía mala presa, algo que afortunadamente se va superando”.

Finalmente, el managing consultant de Tower Watson en España reconoce que “nuestro sector no tiene nada que envidiar al de otros países europeos incluso en norteamericanos”. “Las técnicas que se utilizan aquí en todos los productos son técnicas tan avanzadas como las que se puedan usar en los países más avanzados, por lo que no hay ningún complejo en el sector”, finaliza.