Sara Carbonell, relationship manager de CMC Markets, analiza las consecuencias para el mercado de la posible salida de Reino Unido de la Unión Europea.

¿Cree que es momento de aprovechar los últimos compases para entrar en el mercado ante un posible rebote si no hay Brexit, o mejor estar fuera o en activos refugio o liquidez?
Es un momento ideal para utilizar activos como los CFDs que ayudan a cubrir los riesgos. No es cuestión de estar o no estar en el mercado, sino más de realizar una buena gestión monetaria. Por ejemplo, si ya se está en el mercado y no se quiere salir, se puede cubrir la posición con estos activos derivados. También se puede invertir en volatilidad, que probablemente sí que aumente.

Lo que es muy importante es tener en cuenta que el riesgo y la volatilidad probablemente se incrementen mañana y pasado y eso nos puede dar oportunidades de inversión y para cubrir nuestro riesgo.
 
¿Ve factible alguna estrategia de pares en el mercado de divisas con la libra?
Si finalmente hubiese Brexit, el mercado descuenta que se va a depreciar, algo muy probable que pase contra el dólar y, entonces, se pueden hacer estrategias apostando por la apreciación del dólar hasta 1,49-1,50, nivel que además se corresponde con retrocesos de Fibonacci de toda la caída desde 2015.En cambio, frente al euro, no creo que la libra se aprecie si no hay Brexit , pues si no hay Brexit, el mercado podría entender que hay una fortaleza de la economía comunitaria y quizás muchos capitales a corto plazo podrían ir hacia la libra, podría haber un efecto posterior de apuesta por el euro.

Si finalmente hay Brexit, probablemente habría una importante apreciación del dólar frente a la libra.
 
¿Qué consecuencias podría traer para la economía británica y para la de la Unión Europea que hubiera Brexit?, ¿El BCE ser vería obligado a implementar nuevas medidas para fortalecer la economía comunitaria?
Por supuesto que se vería obligado a implementar nuevas medidas el BCE en caso de Brexit y creo que ya cuentan con un plan B. las consecuencias de un Brexit, en primer lugar, serían una depreciación de la libra frente al dólar del entorno del 20%, hasta 1,20 unidades, según barajan algunos economistas, pero esto comportaría una pérdida de valor adquisitivo y podría derivar en una alta inflación, pero tampoco podrían subir los tipos porque habría un descenso del crecimiento. Es decir, habría un riesgo de estanflación para la economía británica. Ahora bien, Gran Bretaña ha demostrado a lo largo de la historia que sabe capear el temporal y los efectos podrían ser de año, año y medio y podrían lidiar con ello.

Para la economía europea sería complicado determinar las consecuencias, pues aunque la población votara a favor del Brexit, habría que revisar artículos legales y estaríamos hablando de un par de años hasta que se pudiera implementar la salida. Ahora bien, el impacto en el mercado y los efectos contagio al resto de mercados y renta variable en EEUU sería muy fuerte y el BCE implementaría nuevas medidas, como inyectar más liquidez.

En caso de Brexit, ¿qué activos se verían más beneficiados?
En caso de Brexit sería muy probable ver revalorizaciones en el oro. Además, empresas que tengan presencia en EEUU pero tributen en euros, con la apreciación del dólar se verían beneficiadas, por ejemplo, ACS o Ferrovial.

De los activos que habría que huir sería de empresa que tributan en euros pero tienen gran presencia a Reino Unido, como IAG o Telefónica.

Desde el punto de vista de activos refugio, es probable que veamos apreciación del oro y también del dólar, aunque la subida de la divisa americana no sería buena para EEUU.
 
Este domingo se repetirán las elecciones españolas. ¿Cree que deberíamos permanecer al margen de empresa reguladas, como eléctricas o bancos, a la espera de ver qué gobierno se forma?
Quizás tanto como estar al margen es mucho decir. Es cierto que lo que suceda el domingo va a influir mucho en determinados sectores, aunque no creo que haya ninguna mayoría absoluta de algún partido que pueda hacer esos cambios en la regulación para impactar en algunos sectores. Ahora bien, la reacción del mercado si sale este tipo de gobiernos no será positiva. No obstante, antes estos riesgos, el inversor debe tener cubiertas las posiciones ante estos eventos.

Lo que está claro es que veremos volatilidad en el mercado español tras las elecciones y con la resaca del referéndum británico.
 
Merlin Properties y Metrovacesa se fusionarán para crear el mayor gigante inmobiliario de nuestro país. ¿Qué le parece el potencial de esta compañía?
A priori me parece muy atractiva y tiene mucho sentido a nivel estratégico, pues se van a separar dos patas y en la pata terciaria (oficinas y centros comerciales) la cartera se va a incrementar suponiendo un 50% del total, creando sinergias positivas de reducción de costes y aumento de ingresos; por otro lado, la división inmobiliaria también hay potencial si sigue el crecimiento, pues es un mercado con buenas perspectivas hasta 2018.