El posible rescate a España, no es beneficioso para España porque simplemente poner en duda la capacidad del Estados de pagar su deuda. Daniel Lacalle, gestor de Hedge Funds admite que "sólo si éste genera una línea de liquidez para el Estado que no conlleve recortes masivos, puede tener un efecto "de calma".

El precio del crudo "está descontando que no habrá ningún tipo de conflicto respecto a Irán. El mercado ve todas las semanas el dato que da el departamento de energía, no ha problema de suministro, la demanda tampoco crece de forma espectacular por lo que el mercado ahora mismo descuenta más que continuará habiendo un entorno de expansión monetaria, que sigue debilitando el dólar, y ayuda a las materias primas. Si se descontase un riesgo de conflicto con Irán subiría mucho más de lo que lo está haciendo", reconoce Daniel Lacalle, gestor de Hedge Funds.

Respecto a la reciente reforma eléctrica, este experto reconoce que "hay que diferenciar entre el impacto de las medidas y el impacto de las medidas comparado con lo que se esperaba. Las medidas no han sido tan malas como se esperaba pero no quita para pensar que son medidas recaudatorias y onerosas para unas compañías que están muy endeudadas y que tienen dificultades para generar resultados y pagar los dividendos de manera habitual. Hay valor en las compañías energéticas, particularmente en las integradas pero hay que tener en cuenta que estas medidas que se han tomado no son definitivas ni soluciona el problema de fondo del déficit de tarifa.

El BCE arrancó con el anunció de expansión monetaria, una medida que tiene dos impactos: Por un lado, la expansión mentaria injustificada que estamos viendo es por un lado un elemento que lleva a que no se termine de limpiar el sistema, por lo que los problemas macro continúan arrastrándose. Por otro lado, ese tipo de medidas llevan consigo un impacto muy fuerte sobre las monedas, debilitándolas, y haciendo subir las materias primas. Y en las bolsas, más que de subida tienen un efecto de volatilidad. Sólo se está enmascarando un problema de deuda, con más deuda, y eso lo que hace es que los beneficios empresariales no mejoren porque la actividad económica no está mejor.

La bajada del crudo siempre es bueno, sobre todo para economías como la española. Si además tienes una inversión suficientemente grande y un efecto positivo de limpieza de balances, que se reduce y se retrasa precisamente por mantener los tipos demasiado bajos. Y eso puede generar distorsiones. Si las empresas mejoran su estructura de capital, ven precios del crudo más bajo y una situación bursátil que les permite captar capital, es una buena noticia.

El rescate no beneficia en bolsa porque pone encima de la mesa ante los inversores que la capacidad del gobierno de pagar su deuda es poca o inexistente y se corre el riesgo de que el mercado o las agencias de rating te pongan en bono basura. El efecto sobre las necesidades de financiación es muy alto pero los rescates de Grecia, Irlanda o Portugal no han sido especialmente beneficiosos para la bolsa. Si este se hace generando una línea de liquidez para el estado que no conlleve recortes masivos y grandes impactos sobre las compañías, sí puedes tener un efecto de “calma” para las bolsas. Pero en sí mismo, no hace nada sobre las bolsas.

Creo que el rescate beneficia al sector financiero más endeudado y hace más daño a las empresas cuyos beneficios están más orientados a la actividad industrial, telecomunicaciones, eléctricas, constructoras….

Tenemos hedge funds orientados a sectores de energía, tanto a nivel caimán como UCIT, fondo que invierte en Asia y otro que invierte en la cadena de valor e infraestructuras a nivel global, disponible para cualquier inversor. El fondo se llama EcoFin.