Gemma Hurtado, gestora de Mirabaud Equities Spain de Mirabaud, analiza la situación de las economía europea, el impacto del QE, los resultados empresariales españoles y el abaratamiento del petróleo.

Comienza la temporada de presentación de resultados empresariales en nuestro país… Bankinter es la primera y una apuesta de inversión para Mirabaud. ¿Qué previsiones maneja para el valor?
Tenemos unas previsiones muy positivas por varios motivos:
- en la parte alta de la cuenta de resultados, referencia al margen de interese, pensamos que Bankinter va a hacer un buen papel
- ha estado creciendo en crédito en 2014 y pensamos que seguirá en 2015
- han crecido en captación en banca privada, incrementando las comisiones en la cuenta de resultados
- reducción del coste de crédito por la caída en mora

Podríamos ver ROEs por encima del 10%, lo que daría recorrido al valor.

¿Qué impacto tendrá el QE en los bancos?
Este programa va a tener dos consecuencias claras directas:
- aumentar el flujo monetario
- debería reducir los diferenciales de crédito

Estas dos razones deberían impactar en un aumento del flujo de crédito en la eurozona. Esto es positivo para las cuentas de resultados y el negocio bancario.

¿Qué esperan del petróleo y qué impacto tendrá en las compañías?
Nuestro enfoque de análisis tiene dos líneas:
- el nivel actual de precios tras una caída del 50%
- sostenibilidad de estos precios en un tiempo prolongado

El impacto de estos precios en las compañías que están relacionadas con el petróleo –exploradoras, productoras, de servicios- va a ser material y negativo. Después de que el mercado haya descontado gran parte de este escenario, seríamos cautos y empezaríamos a mirar algunas compañías como oportunidades de inversión.

¿Quizás en el sector de aerolíneas?
Este sector se va a ver impactado por los bajos precios del petróleo. Hay que recordar que el coste del fuel es una parte importante de los gastos. Por ejemplo, en el caso de IAG supone un 25% de su gasto. Por tanto, el abaratamiento del petróleo va a ser positivo para las aerolíneas.

Hay otros sectores que deberían verse afectados, como el industrial, pues la base de costes de estas empresas tiene un porcentaje importante en costes energéticos; y el del automóvil, que podría ver incrementada su perspectiva de ventas si el consumidor asume que el coste bajo del combustible se va a mantener.

¿Ha realizado algún cambio en cartera a propósito del cambio de año?
Lo cierto es que no. la temporada de resultados comienza ahora y vamos a esperar a conocer el guidance de las compañías para 2015, que se presenta muy en línea con la recuperación económica gradual cuyos drivers subyacentes siguen intactos.