A principios de año, muchos analistas y medios del sector anticipaban que 2015 sería el año en el que el euro se desplomaría y perdería la paridad frente al dólar estadounidense por primera vez desde 2002. En esos momentos el BCE desplegaba una ronda de flexibilización cuantitativa bastante agresiva e iban aumentando las expectativas de una subida de tipos de interés en Estados Unidos. 

Sin embargo, durante los últimos tres meses ha ido cambiando el escenario financiero internacional y el euro ha recuperado un 10% desde los mínimos de los últimos doce años, marcados pasado mes de marzo en 1,05 dólares tras el lanzamiento del programa de compra de activos del BCE por un valor de 1,14 billones de euros.
A finales de septiembre, HSBC elevó su pronóstico sobre el euro hasta 1,14 dólares desde 1,05, y aumentó su pronóstico para finales de 2016 hasta los 1,20 dólares desde 1,10.

Pero no todo el mundo es optimista sobre las perspectivas para el euro, en su último pronóstico Goldman Sachs dice que la moneda única caerá hasta los 95 centavos el año que viene. Mientras que Morgan Stanley ve al euro en la paridad con el dólar en el cuarto trimestre de 2016.

Durante las últimas tres semanas el euro ha llegado a subir cerca de un 5% frente al dólar, el giro se inició tras la decisión de la Fed de mantener los tipos en septiembre, y fue amentando tras liberarse el último informe oficial de empleo en Estados Unidos y otros negativos datos macro que se han conocido recientemente.

Ayer, se aliviaron las preocupaciones sobre la fortaleza de la economía estadounidense después de conocerse una mejora en las cifras de inflación y en las solicitudes semanales de subsidio de desempleo. El índice de precios al consumo subyacente, que excluye el precio de alimentos y energía, subió hasta el 0,2% en septiembre. Mientras que el número de estadounidenses que solicitaron nuevas demandas de desempleo cayó la semana pasada hasta niveles no vistos desde 1973.

En el gráfico diario del euro-dólar, cortesía del broker ActivTrades, pueden observar la reacción del cruce tras liberarse los datos macro de ayer, el euro había iniciado la sesión cotizando muy cerca de 1,15 dólares, pero finalmente terminó cerrando por debajo de 1,14 dólares.

De momento, las caídas se están frenando al llegar a su primer nivel de soporte, situado en 1,1340 dólares, el segundo soporte está en la zona de los 1,12 dólares y el tercer soporte está situado en 1,1075.

Desde finales de agosto, el euro cotiza en un rango lateral comprendido entre la zona de 1,15 dólares y el soporte de los 1,1075. Desde el punto de vista técnico, deberá romper alguno de estos niveles para obtener alguna pista del siguiente movimiento tendencial del euro frente al dólar.

eurusd