La palabra “ corralito “ fue escuchada por primera vez por estos lares  hace pocos años por los sucesos ocurridos en Argentina, cuyas instancias políticas dictaron leyes que restringían la libre disposición para sus titulares de los depósitos y dinero de sus cuentas, aperturadas en entidades financieras argentinas.
Con ello se pretendía cortar el flujo de dinero que huía del país, dada su situación política y financiera (algo parecido puede ocurrir en pocos años ) . No obstante, aquí en nuestro país, la palabra corralito es aplicable muy certeramente a los sucesos engañosos que el sistema financiero español puso en práctica de una manera deliberada y consciente para captar pasivo (dinero de los ahorradores ) sin una clara explicación a los mismos en qué producto colocaban su dinero, toda vez que bajo la apariencia de un plazo fijo con garantías, se colocaban participaciones preferentes de una manera desmesurada y sin control de nadie por parte de todas las entidades financieras españolas y especialmente las que más problemas tenían de captación de pasivo, las cajas de ahorro.

El sistema financiero se basa, como hemos comentado muchas veces, en la confianza. En la confianza con los gestores de las entidades financieras cercanos al cliente, en los cuales los ahorradores depositan sus ahorros de toda la vida.  Estas entidades, especialmente las cajas de ahorro con el beneplácito de la CNMV, de BdE y demás organismos de control del sistema, se lanzan a través de sus oficinas- cuando el grifo del crédito interbancario se les cerró - a la captación del ahorro de personas sin demasiada cultura financiera para un producto de alto riesgo como son las preferentes. Se le comentan medias verdades y el cliente en base a la confianza coloca su dinero en ellas pensando que lo podría sacar cuando quisiera, que tenía un tipo de interés fijo, y que su recuperación del capital era plena, extremos muy alejados de la realidad. A pesar de ello, y con la normativa Mifid europea en vigor que obliga a las entidades hacer un examen a sus clientes antes de colocarles productos financieros complejos como este, se le pasaba al inversor un pliego de hojas que firmaba sin más ,por la confianza de gestor bancario que conocía y en el que deposito su confianza y sus ahorros toda la vida, esta era la práctica habitual de colocación de este y otros productos similares.

Esto es un corralito a la española, sin que nadie se rasgue las vestiduras, sin que nadie sea el responsable, sin que nadie diga nada de nada y únicamente se espera a que escampe el temporal, ¿PERO CÓMO SE PUEDEN COLOCAR con premeditación y alevosia este tipo de inversiones a personas que no se les explica dónde se coloca su dinero, desconocen que el tipo de interés depende de los beneficios de la entidad, que no se puede amortizar si no es por decisión del emisor y si además se decide vender y el precio está por debajo del precio de la emisión se pierde parcialmente su dinero?

¿Por qué les interesaba a las entidades colocar preferentes? ¿Por qué aumentaba su core capital y sus ratios de solvencia? ¿POR QUÉ NO SE EXPLICABAN CLARAMENTE las condiciones de estos productos? Porque si se hubieran explicado no se colocan ninguna y el dinero habría derivado a plazos fijos por ejemplo, que si están garantizados y esos productos no.

¿Quién es el responsable de que este tipo de inversión se haya colocado al inversor particular sin ningún control ni responsabilidad? Evidentemente los organismos de control del sistema la CNMV y el BdE. ¿Quién responde de este saqueo a los ahorradores, Nadie. Ahora hay otro problema añadido, muchos inversores desconocen que tienen participaciones preferentes y únicamente lo conocerán cuando se dispongan a retirar la inversión si la necesitan, personas mayores por ejemplo, sobre todo que seguramente no necesitaran esta liquidez mientras algún miembro de su familia no lo necesite por alguna urgencia. ¿Quién les pondrá al corriente de su inversión por anticipado? Nadie.

El sistema financiero sale indemne siempre de sus atropellos, directivos que han desvalijado cajas de ahorro en su totalidad como la CAM hasta llevarlas a la quiebra, no tienen ninguna responsabilidad pendiente, ni ninguna demanda por ello y, es más, sus liquidaciones millonarias están depositadas en sus cuentas, que seguro no están en las entidades que desvalijaron. No pueden dejar pasar estas atrocidades sin responsabilidades, la justicia no puede pasar de puntillas ante atropellos de esta magnitud y al mismo tiempo dejar operar a las mismas entidades que cometieron estos atropellos que son todas, que no regularicen la situación a sus ahorradores engañados., BBVA, Santander entre otros ofrecen formulas que el que pierde siempre es el inversor, nunca permutan el importe siempre a través de otras formulas perdedoras, ¿Cómo se puede dar lecciones de ética y moralidad en la prensa a estas personas que actúan de esquiladores de ahorros? Mucho tendría que cambiar el estado de cosas para que esta situación tuviera una salida digna en primer lugar para los depositantes del dinero y en segundo lugar judicial para estas personas que desvalijaron entidades y además se llevaron sus liquidaciones a sus cuentas como premio. En definitiva los artífices del corralito español.

Rafael Montava Molina
Consultor Empresarial
rafaelmontava@hotmail.com