A pesar de pertenecer al sector de la iluminación se dice que son algo sombríos. ¿Cuál es el valor diferenciador de Holaluz y cómo se convence al cliente de que son una apuesta segura?

Holaluz se dirige al cliente residencial y a las pequeñas empresas como, por ejemplo, un restaurante o una peluquería, y les ofrecemos energía 100% verde sin tener que pagar más por ello además de un ahorro en la factura mensual de entre el 10% y el 20%, gracias al uso intensivo de la tecnología de los datos y poniendo siempre a los clientes en el centro.

La propuesta de valor se entrega con la llamada “estrategia imbatible”, que es la generación de confianza. En Holaluz no vendemos ni luz ni paneles solares, lo que vendemos es una relación a largo plazo con nuestros clientes basada en la confianza y esto hace que tengamos el mejor índice de satisfacción de clientes del mercado y que seamos el número uno en consideración y recomendaciones.

Convencemos a la gente para que confíe en nosotros diciendo la verdad, pidiendo perdón cuando nos equivocamos, escuchando genuinamente sus necesidades y resolviendo lo que hay detrás de ellas. Siendo muy consistentes en cada uno de estos puntos de contacto podemos construir una marca on top de una commodity que haga que la gente quiera pertenecer a una compañía que está cambiando el mundo.

Casi a un año de la llamada Revolución de los Tejados y en medio de una pandemia,  ¿en qué punto se encuentra este proyecto? ¿Cómo ha avanzado desde su puesta en marcha?

Lanzamos la Revolución de los Tejados en el mes de julio y cerramos 2020 con 4.033 instalaciones. Ahora estamos terminando de cerrar una estructura financiera que nos permita pisar fuerte el acelerador para empezar a escalar este número de instalaciones, ya que es un foco importante para Holaluz.

¿Cómo ve Holaluz el año 2021 a nivel de negocio? ¿Cuáles son las previsiones tras un 2020 en el que ha crecido un 30% el número de clientes?

Holaluz se mantiene firme en el Plan Estratégico a final de 2023, con un millón de clientes en España en el segmento residencial y la p de las pymes, así como 50.000 tejados revolucionados, que es en lo que vamos a poner el foco en 2021.

Las empresas se enfrentan a un consumidor más concienciado y mejor informado. ¿Cómo afecta este nuevo tipo de consumidor al sector energético?

Curso on.line de Estrategias de Inversión

Contra más informado y más concienciado esté el consumidor, más posibilidades tenemos de que se haga cliente de Holaluz. Tenemos un 66% de consideración; dos de cada tres clientes que están pensando en cambiar de compañía eléctrica tienen a Holaluz como la primera opción cuando nos conocen, por lo tanto, nuestro reto es darnos a conocer más y mejor a todo un universo de clientes potenciales.

¿Podríamos hablar de un boom de las GreenTech a corto plazo? ¿Dónde ven las oportunidades?

El número de oportunidades que hay en este segmento es muy grande, se está invirtiendo mucho en generación centralizada, que es interesante y potente, pero también lo es invertir y transformar un activo que ya existe, los 10 millones de tejados con un sol que ya brilla sobre ellos, para transformarlos en una generación distribuida que disrupta en el mercado de España, donde pasamos de un modelo 100% centralizado y no todo renovable, a una combinación de ambos modelos completamente renovable.

PVPC o Mercado Libre 2021. ¿Dónde está la diferencia de precio para el consumidor?

PVPC es un producto que traslada el riesgo del mercado spot, que es un mercado donde se fijan 24 precios cada día para el día siguiente, a un cliente final que no tiene ninguna capacidad de gestión de su demanda, es decir, no tiene una visión de gestión energética cómo puede tener una gran industria.

Holaluz pone su tecnología al servicio del cliente quitándole cualquier riesgo y se preocupa de que cada mes esté pagando lo mínimo posible en esta cuota, optimizando automáticamente su potencia cada mes en base recurrente, incluso cuando cambian sus condiciones de consumo como, por ejemplo, durante el confinamiento, optimizando los costes de transporte y distribución y mirando cada una de las líneas para que no pague por cosas que no necesita.

Nosotros el PVPC no lo ofrecemos porque no pensamos que sea un producto adecuado para el tipo de cliente al que nos dirigimos. De hecho, se acaba de publicar en Harvard un estudio sobre nuestra estrategia de precio como caso de diferenciación dentro del mercado, de cómo a través de esta estrategia de cuotas podemos ofrecer un mayor servicio y una mayor entrega de valor al cliente al que nosotros nos dirigimos que es el cliente residencial y la pequeña pyme.

En varias ocasiones, Holaluz ha sido puesta como ejemplo de empresa en la relación con los trabajadores. En este sentido, ¿cuál es su modelo de gestión?

Nosotros trabajamos por objetivos y además somos una compañía comprometida al 100% con la unidad igualdad de género, por lo tanto, tenemos la mitad de mujeres en todos los equipos y niveles.

Cuando decidimos cuáles son los objetivos por los que vamos a luchar los dividimos en trimestres y cada uno de ellos en trece semanas, por tanto, una vez que todo el mundo sabe lo que tiene que hacer, quiénes somos nosotros para decirle a las personas a qué hora tienen que llegar o qué hora tienen que irse, a qué hora tienen que comer, si quieren trabajar de lunes a viernes o de domingo a jueves, etc. Nosotros trabajamos con absoluta flexibilidad, medimos los objetivos y nos preocupamos de tener a los mejores. Después nos encargamos de tener un contexto, unas condiciones de entorno donde ponemos en práctica cada día nuestros cinco valores corporativos. Esto construye una cultura corporativa que hace que cada uno de nosotros nos podamos desarrollar en la mejor versión de nosotros mismos.

Holaluz lidera el ranking ESG Risk Rating, que mide la sostenibilidad de las empresas cotizadas en función de su desempeño ambiental, social y del gobierno corporativo en la categoría de compañías eléctricas. ¿Qué ha supuesto para vosotros?

Ha supuesto un hito en nuestra historia porque nacimos como compañía ESG y tenemos en nuestro ADN “environmental social and governance” y que un tercero, a nivel mundial en hacer el rating de compañías en términos de ESG, venga, nos analice por completo y logremos ser la compañía eléctrica número 1 de todo el mundo es una satisfacción, un orgullo y una alegría al ver qué lo que estamos haciendo desde hace 10 años tiene nombre y apellido y se pone en una hoja en blanco con un sello que dice ‘sois el número 1 del mundo en estos términos’.