China tiene un historial de realizar cambios rápidamente. En apenas una década o dos, el país más poblado del mundo se ha convertido en el mayor mercado de automóviles, el mayor mercado de comercio electrónico, el mayor exportador y la mayor fuente de emisiones de carbono. Por lo tanto, no debería sorprendernos que China haya asumido también una posición de liderazgo en el ámbito de la inversión verde. Helen Wong, Directora Ejecutiva, Greater China, HSBC

China está invirtiendo miles de millones de dólares en energía limpia, promoviendo el uso de vehículos eléctricos, invirtiendo en infraestructuras con niveles bajos de emisiones para sus ciudades de rápido crecimiento y ampliando de este modo las opciones de financiación verde.  Los esfuerzos para descarbonizar y enverdecer la economía china impregnan la propia esencia de sus esfuerzos económicos: si bien tratan de combatir la contaminación y el cambio climático, también se unen al objetivo de Beijing de llevar la economía a la cadena de valor, impulsando las industrias locales de alta tecnología y sus trabajos asociados de alta cualificación y allanando el camino para una expansión económica más sostenible, equilibrada y ecológica.

También son consistentes con el papel cada vez más central de China en la economía mundial y su disposición creciente a hablar sobre temas globales. Las motivaciones "verdes" de China son fáciles de entender. Durante décadas, el crecimiento económico de dos dígitos de China se produjo a costa de su medio ambiente - con la contaminación del aire, el agua y el suelo a partes iguales.

El hecho de que muchas de las zonas urbanas bajas de China - incluidas las megaciudades de Shanghái y Guangzhou- sean vulnerables a los efectos del aumento del nivel del mar y a la intensificación de las condiciones atmosféricas, añade otra dimensión a la necesidad de actuar.  Al mismo tiempo, los ciudadanos chinos cada vez más educados, articulados y confiados están exigiendo cada vez más que los beneficios del crecimiento económico vengan sin el coste de la degradación ambiental.

A su favor, las autoridades chinas han reconocido la necesidad de actuar.

Han declarado una "guerra contra la contaminación", y en los últimos años han trazado un camino claro hacia una economía baja en carbono, comprometiéndose bajo el actual Plan Quinquenal de incorporar la conservación ecológica "en todos los aspectos del desarrollo económico, político, cultural y social". Los objetivos ambientales de amplio alcance del plan incluyen una reducción del 15 por ciento en el consumo de energía por unidad de PIB, un 23 por ciento de mejora en la eficiencia del agua, un nuevo límite de 5.000 millones de toneladas para el consumo total de energía y una reducción general del 18 por ciento en la intensidad de carbono.

En enero, justo cuando Estados Unidos parecía dispuesto a adoptar un enfoque muy diferente sobre el cambio climático, China dijo que inyectaría 2,5 billones de RMB (alrededor de US $ 360.000 millones) en energía renovable en 2020. El plan 2016-2020 de la Administración Nacional de Energía pretende reducir la participación del carbón en el mix energético del país del 64% actual al 58%, y aumentar la participación de la energía de combustibles no fósiles en al menos el 15%.

Si bien ese porcentaje sigue siendo relativamente bajo, representa un compromiso claro de convertirse en un líder mundial en energía verde.

Los cambios ya están en marcha. China instaló casi tres veces más capacidad de energía eólica (23,3 gigavatios) que Estados Unidos el año pasado, llevando su capacidad total de energía eólica a cerca de un tercio del total mundial. La capacidad fotovoltaica del país se duplicó el año pasado, convirtiendo a China en el mayor productor mundial de energía solar por capacidad.

Mientras tanto, en transporte e infraestructura de bajo carbono, China ha construido más de 20.000 kilómetros de líneas ferroviarias de alta velocidad en los últimos años. El plan es extender la red a 45.000 kilómetros en 2030.  Asimismo, el apoyo de las autoridades a los vehículos eléctricos se puede traducir en  que China se convertirá probablemente en el mercado más grande del mundo para estos vehículos en los próximos años.

Un fuerte elemento ecológico también se extiende a través de la iniciativa 'Belt and Road' de China, que tendrá miles de millones de dólares dedicados a mejorar las uniones de infraestructura en más de 60 países de Asia, Europa y más allá.

Por último, pero no menos importante, China ha logrado avances significativos en luchar contra las barreras en  la inversión del sector privado en una economía más sostenible, incluyendo la posibilidad de que las instituciones financieras extranjeras emitan bonos verdes en China. El país se ha convertido en el principal impulsor del crecimiento del mercado mundial de bonos verdes. Más de US $ 33 mil millones de bonos verdes chinos fueron emitidos el año pasado. Eso representa más de un tercio del total mundial, y supera los US $ 1.000 millones en 2015.

En el frente regulatorio las Directrices de Bonos Verdes anunciadas por el Banco Popular de China a finales de 2015 fomentan el aseguramiento independiente y la auditoría regular, y son un buen paso adelante. Podemos esperar actualizaciones de las directrices que proporcionen mayor claridad, definiciones más estrictas e incluso más transparencia.

Por supuesto, los cambios en el mix energético de China y el régimen de precios de la electricidad, su flota de automóviles o sus mercados de capital, no se pueden llevar a cabo de la noche a la mañana. Como la persistente alta contaminación del aire en Beijing, Shanghái y otras ciudades en los últimos meses demuestra, llevará años limpiar el medio ambiente de China y verdaderamente "enverdecer" su economía.

Pero los políticos de China están comprometidos. No tienen sólo la motivación, sino también los medios y la oportunidad de capitalizar la actual transición económica de China para lograr un progreso ecológico sustancial en los próximos años.

Es una buena noticia, no sólo para China, sino también para el resto del mundo.