China sigue en su camino para convertirse en el primer motor del mundo a una velocidad de crecimiento de un 10% de media.