España coloca el máximo previsto en su última subasta de deuda, 2.520 millones de euros, a 3 y 5 años, sin embargo, el Tesoro se ha visto obligado a subir las rentabilidades. Según Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG Markets, “se ha colocado a los intereses que marcaba el Mercado Secundario, no obstante, hemos visto una fuerte demanda, lo que es muy positivo”.


Detrás de este aumento de la demanda, según el experto, “estaría la banca, aunque es cierto que los bancos españoles se ven menos motivados a acudir a estas subastas porque les queda menos dinero de las inyecciones del LTRO del BCE”. Además, “la fuerte carga de deuda española en sus balances les está penalizando en la bolsa”.

Respecto a la reunión de hoy del BCE, Pingarrón afirma que “es la reunión en la que más probabilidades hay de que se bajen los tipos de interés en un cuarto de punto, ya que la situación económica europea se está debilitando”.

Sin embargo, no cree que el BCE anuncia nuevas inyecciones de liquidez, a través de un tercer LTRO, porque el escenario no se ha deteriorado lo suficiente, aunque, quizás Mario Draghi, imitando a Bernanke, haga un guiño en su discurso a que en un futuro se pueda llevar a cabo”.

Los ministros de Economía de los Veintisiete (Ecofin) no llegaron a un acuerdo sobre la nueva norma de la UE para reforzar el capital de los bancos y aumentar su resistencia frente a futuras crisis. No se ponen de acuerdo en si fijar unilateralmente los requisitos de capital o dar margen de maniobra a los gobiernos. Según Pingarrón, “hay que distinguir entre los distintos tipos de bancos, pues no tienen la misma situación, por ejemplo en España, los grandes frente a la banca doméstica. Por tanto, el castigo que están sufriendo los grandes bancos, BBVA y Santander, es excesivo y el castigo en bolsa es muy fuerte, por lo que son una buena oportunidad de inversión”.

La expropiación de la filial boliviana de Red Eléctrica no es igual que la de YPF a Repsol, pues “mientras que a REE se le va a pagar un ‘justiprecio’, lo de YPF es mucho más sangrante”. De hecho, cree que “si se abre una escalada de tensiones España vs. Argentina, las consecuencias para la economía argentina serán muy negativas y el país gaucho podría verse tentado a llevar a cabo nuevas expropiaciones a compañías españolas que están en sectores estratégicos y fácilmente regulables, como el energético, telecomunicaciones o el bancario”.

“Es posible que el Ibex 35 sufra nuevas bajadas, ya que no las subidas no están fundamentadas”, avisa el experto. “Una razón para subir sería la Cumbre del Crecimiento de junio pues, semanas antes de este tipos de reuniones, los mercados tienden a subir movidos por las expectativas, por lo que el Ibex 35 podría subir dos semanas antes un 10-15%”.